“Yo lo que pido es que si me van a seguir manteniendo preso es que me den casa por cárcel, porque no quiero seguir siendo torturado” (Twitter)

Manifestante nicaragüense denuncia nuevo nivel de tortura por parte de la Policía Nacional, al asegurar que le arrancaron un testículo y le perforaron el ano con un cuchillo, mientras permanecía arrestado por supuestamente haberrobado unteléfono celular.

A Calderón le habrían dado patadas, golpes en la cabeza y en todo el cuerpo; sin embargo, fue el balazo en la rodilla, la cercenación de un testículo, las lesiones en el ano y la herida en el abdomen que dejó expuestos sus intestinos, lo que ha causado la estupefacción de los medios.

“Ellos llegaron tirando balazos, me pegaron uno en una rodilla, me pegaron con un (fusil) AK-47, me torturaron, me pusieron un pañuelo en la boca, me metieron un cuchillo en mis partes íntimas, me sacaron mis testículos“, relató Byron Calderón, de 31 años, por vía telefónica a periodistas mientras se encuentra en un hospital al norte de Nicaragua.

El dantesco caso de tortura habría ocurrido el pasado 30 de agosto, luego de que una persona “mal informara” a la Policía que Calderón era uno de los autoconvocados que participaron en el tranque de accesos viales en Jinotega, y que estaba escondido en casa de su media hermana Antonia Cruz.

“El 30 de agosto él estaba en una hamaca con uno de sus hijos, cuando llegó en vehículo un grupo de policías, que al verlo comenzaron a dispararle y le dieron en una rodilla. Él saltó de la hamaca y corrió a un cafetal y allí lo siguieron hasta que lo agarraron”, dijo.

En una rueda de prensa, la media hermana de la víctima explicó que Caledrón ya había vuelto a casa tras la tortura, pero que un oficial identificado como Martín García llegó a la vivienda y volvió a golpear a su medio hermano mientras este se encontraba en el baño sentado en silla de ruedas.

La familia de Calderon ha señalado que Bryan ha sido amenazado de muerte por Policías sandinistas en varias ocasiones; razón por la que tratan de sacarlo a la fuerza del hospital donde se encuentra.

“Yo lo que pido es que si me van a seguir manteniendo preso es que me den casa por cárcel porque no quiero seguir siendo torturado“, dijo con desesperación Bryan CrUz Calderón, tras identificar al agente López como uno de sus agresores.

Por su parte, el abogado de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), Pablo Cuevas, aseveró que quienes deberían estar presos son los oficiales Martín García y Erwin López, “porque en nuestro país la tortura está prohibida“.

La oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) ya ha responsabilizado al régimen de Daniel Ortega por las detenciones arbitrarias, ejecuciones extrajudiciales, torturas y violencia sexual; sin embargo, Ortega y sus aliados siguenhaciendo de las suyas y más denuncias estremecedoras siguen registrándose a lo largo de todo el país.



Fuente