México se encuentra en un momento de cambios en lo que venía siendo su política comercial con Estados Unidos, esto debido a la renegociación del Tratado de Libre Comercio y América del Norte (TLCAN) que propuso el presidente Donald Trump, pero también en su política de seguridad con su vecino del norte, teniendo como uno de los principales factores, el trasiego de drogas desde el país azteca hacia territorio estadounidense.

Para avanzar en este diálogo entre los países mencionados, tanto el secretario de Relaciones Exteriores de México, Luis Videgaray Caso, como el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, viajarán esta semana a Washington para sostener reuniones con el secretario de Estado, Rex Tillerson, y con el secretario de Seguridad Nacional, Kistjen Nielsen.

Con este encuentro se dará seguimiento a la reunión que los funcionarios mexicanos y estadounidenses ya sostuvieron el pasado mes de mayo, y tiene como finalidad el delinear estrategias para el combate a los cárteles transnacionales del narcotráfico, aunque hasta el momento las dependencias gubernamentales de cada país no ha dado declaraciones al respecto según detalla el medio especializado Bloomberg Politics.

Dicha reunión se llevará a cabo en paralelo a la que sostendrán los grupos negociadores de los países miembros del TLCAN para su renegociación, la cual sería el sexto encuentro que se tiene con dicho fin.

Videgaray expresó: “Es bueno para México que cooperemos con Estados Unidos en seguridad así como en migración y otros muchos asuntos”, y agregó: “Pero también es cierto que un mal resultado en la renegociación del TLCAN tendría algún impacto en ello, pero no queremos que eso suceda, y estamos trabajando duro para lograr un buen resultado”, aseguró el funcionario.

Por su parte, Luis Videgaray, indicó que México está preparado en caso de que el TLCAN llegara a su fin, y es que el país azteca ha hecho una ardua labor desde inicios del presente año en consolidar sus lazos comerciales con sus constantes aliados y por otro lado, ha buscado la diversificación de su mercado con nuevos socios en diversas partes del mundo.

Estas conversaciones entre México y Estados Unidos en materia de seguridad se dan en un escenario diferente partiendo de que el gobierno de Donald Trump ha reconocido la responsabilidad que tiene su país en el control del trasiego de estupefacientes y ha indicado que es una “responsabilidad compartida”, lo cual es un discurso muy diferente al de gobiernos anteriores que acusaban de ello solamente al país azteca.

México atraviesa uno de los momentos más difíciles de su historia en cuando a inseguridad, por lo que los acuerdos que pueda lograr con la administración estadounidense podrían ser determinantes para lograr fortalecer sus instituciones y dar soluciones efectivas a la problemática.

PANAMPOST