Según Medicina Legal el 60% de las muertes de pacientes que se han sometido a cirugías plásticas, ha sido bajo el trabajo y responsabilidad de médicos adscritos al Sociedad Colombiana de Cirujanos Plásticos (SCCP). La pregunta es, ¿Cuál es entonces el interés del Representante a la Cámara Jorge Iván Ospina en negarle el derecho al trabajo a los cirujanos estéticos con el pretexto de que sus operaciones son riesgosas para los pacientes? Es importante resaltar que hay un video de un cirujano plástico en el que afirma que le pagaron al Congreso para revivir una vez más este proyecto de ley. Para entender bien el contexto de todo este entramado hay que saber que durante 20 años, ocho proyectos de ley impulsados por la SCCP se han caído en el Senado, todos estos que tenían un único fin, entregarle el monopolio de este negocio a dicha Sociedad y dejar al resto del mercado por fuera del negocio. Dichos proyectos de ley se han caído gracias a las múltiples evidencias que durante dos décadas los cirujanos estéticos de Colombia han acumulado para demostrar la honestidad, transparencia y profesionalismo en su trabajo, y las oscuras intenciones de un grupo de poderosos dueños de clínicas que busca acaparar todos los clientes. También hay que señalar que el Senador Jorge Iván Ospina, quien hoy lidera una vez más este intento por beneficiar a unos cuantos a cambio de quien sabe qué, tiene una denuncia ante la Corte Suprema de Justicia por cobrar y pagar sobornos relacionados con este mismo tema.