El presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski (PPK), afirma que la intención del Congreso (controlado por la oposición fujimorista) de destituirlo por supuesta “incapacidad moral permanente” es “asalto al orden constitucional tratando de hacer una vacancia express”.

Durante una entrevista realizada el pasado domingo 17 de diciembre ante un panel de periodistas locales, el mandatario peruano afirmó que el pedido de vacancia presidencial solo busca “tratar de sacudir al presidente […] para manejar el Estado sin haber ganado la elección presidencial”.

“Tenemos que preservar la democracia porque es el único instrumento que nos garantiza que vamos a prosperidad. Si vamos al manotazo (en referencia a la moción de vacancia), eso no nos va a llevar adelante”, manifestó.

“Yo les imploro a todos que sigan nuestra trayectoria, que escuchen lo que vamos a decir el jueves [en el Congreso] y que apoyen”, dijo Kuczynski reiterando que no ha cometido ningún acto de corrupción y asegurando que esta es una “exageración”.

“Estos fueron contratos privados, bancarizados y declarados. Si hubiera sido dinero de una coima, ¿se hubieran declarado? No pues”, señaló.

Contexto

Las declaraciones del mandatario se producen en medio de una crisis política tras haber sido presuntamente vinculado  en el caso de Odebrecht por, supuestamente, haber prestado servicios a favor de la constructora.

De acuerdo al reporte de la comisión Lava Jato el beneficio por asesorías fue de USD $4,8 millones a través de las compañías vinculadas a PPK: Westfield Capital y Firts Capital.

Por su parte, el jefe de Estado peruano ha negado haber recibido esa cantidad de dinero, y ha explicado que en el reporte, de las primeras que se refieren a la empresa First Capital, solo tiene relación con él un único depósito que “trata de un servicio de asesoría financiera que prestó a esta empresa, de manera absolutamente legítima, mientras no ocupaba ningún cargo público”.

Kuczynski también añadió que en la tercera y última página sí se refieren a siete consultorías de la empresa unipersonal de asesoría de banca de inversión vinculada a PPK (Westfield Capital), pero aseguró que nunca ha estado a cargo de la gestión, ni administración de la empresa cuando mientras ocupa un cargo público.

Las explicaciones para el Congreso no han sido suficientes, razón por la que aceptaron un pedido para votar por la destitución de Kuczynski por incapacidad moral, por haber ocultado que empresas vinculadas a él tuviesen nexos con la constructora brasilera.

Es necesario recordar que en la votación, que se llevará a cabo el próximo  jueves 21 de diciembre, se necesitarán  al menos 87 votos de los 130 miembros para remover al presidente, y tan solo Fuerza Popular, partido de oposición, posee 72 escaños en el Congreso, por lo que el mandatario realmente podría pasar a ser el primer presidente en ejercicio destituido por el escándalo de Odebrecht.

“Esta intención de agilizar el proceso de vacancia que solamente nos lleva a concluir que hay intereses golpistas, o que se pueda dar una ruta a seguir para forzar un adelanto de elecciones”, opinó la gobernadora regional de Arequipa, Yamila Osorio.

PANANMPOST