Tras los presuntos vínculos del presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski (PPK), con Odebrecht, el Congreso (controlado por la oposición fujimorista) aprobó una solicitud para votar por su destitución.

Tras cinco horas de debate, la propuesta contra el mandatario fue aprobada por 93 votos a favor y 17 en contra, alegando supuesta “incapacidad moral permanente” al “faltar a la verdad” cuando negó los nexos con la constructora brasileña.

La votación se llevará a cabo antes del próximo jueves 21 de diciembre y se necesitarán al menos 87 votos de los 130 miembros para remover al presidente. Es importante destacar que tan solo Fuerza Popular, partido de oposición, posee 72 escaños en el Congreso.

PPK podría pasar a ser en cinco días el cuarto presidente vacado del país y el primer presidente en ejercicio destituido por el escándalo de la constructora brasileña en América Latina.

“Es necesario que (PPK) venga acá para explicarle al país todo lo que tenga que explicar. Esto es fundamental porque no estamos hablando de cualquier cosa, estamos hablando del presidente de la República”, manifestó el congresista por el Frente Amplio, Hernando Cevallos.

De acuerdo con el diario El Comercio, el presidente del Congreso, Luis Galarreta, anunció que PPK deberá presentarse solo o con su abogado para “dar sus descargos sobre las imputaciones que se le hacen debido al pago de USD $782.000 que Odebrecht realizó a una empresa suya por asesorías”.

Por su parte, PPK ha afirmado estar dispuesto “a defender la verdad ante la comisión Lava Jato” y aseguró que no tiene ningún motivo para esconderse, por lo que pidió el levantamiento de su secreto bancario.

“Que revisen todo lo que quieran y asumo todas las responsabilidades que se deriven de mis actos”, dijo durante un mensaje dirigido a la nación.

Es importante recordar que la crisis política con el mandatario peruano se produjo luego de que Odebrecht afirmara que las compañías Westfield Capital y Firts Capita, presuntamente vinculadas a PPK, recibieron USD $4,8 millones en asesorías.

Por su parte, PPK ha negado tener algún tipo de relación con la empresa First Capital y afirma que el único depósito que tiene relación con él, es el que “trata de un servicio de asesoría financiera que presté a esta empresa, de manera absolutamente legítima, mientras no ocupaba ningún cargo público”.

Asimismo, PPK aseguró que” nunca ha estado a cargo de la gestión ni administración” de la empresa Westfield Capital “cuando he ocupado un cargo público”.

En caso de que el mandatario peruano sea destituido, la sucesión prevista en la Constitución le correspondería al primer vicepresidente, Martín Vizcarra, y en caso de que este no pudiese, asumiría la segunda vicepresidenta, Mercedes Aráoz.

PANAMPOST