Gloria Florez, política colombiana relacionado estrechamente a Gustavo Petro. (YouTube)

El Gobierno de Iván Duque expulsó a Carlos Pino, quien era asesor de la misión diplomática de Venezuela en Colombia. Lo sacan del país porque, según Migración Colombia, el venezolano representaba una amenaza contra la “seguridad nacional, orden público y la tranquilidad social en Colombia”.

Se trata de un mensaje claro. Tajante. Y, en la víspera del 10 de enero, día en que varios países del mundo, como ya anunció el Grupo de Lima, podrían romper relaciones diplomáticas con el régimen dictatorial de Nicolás Maduro.

Pino sale de Colombia porque, presuntamente, era un espía en ese país. Porque amenazaba a la estabilidad del Gobierno de Duque y porque era un peligro. Pero, ¿y su mujer?

Ahora es la pregunta pertinente. ¿Dirá que siempre tomó café o llevó a los niños al colegio? ¿Que nunca supo?

Gloria Florez Schneider, esposa de Carlos Pino, ha negado en medios que el venezolano haya cometido delito alguno. “Lo que hicieron fue un montaje bárbaro”, dijo.

“Lo que intenta Migración Colombia y el Gobierno colombiano es tejer un manto de duda, esconder la barbaridad que hicieron con este montaje”, declaró.

A Florez, en un momento, la amenazaron con detenerla por, presuntamente, obstruir el procedimiento. Pero, si para el Gobierno colombiano su esposo, Carlos Pino, representa una importante amenaza a la seguridad nacional, ¿Gloria Florez no debería compartir, entonces, responsabilidad?

Florez es una activista colombiana. Socióloga. Vinculada estrechamente al excandidato presidencial Gustavo Petro (fue exsecretaria de su administración en la alcaldía de Bogotá). Fue congresista y excandidata al senado por Lista de la Decencia, fuerza política que agrupaba a movimientos como el Movimiento Alternativo Indígena y Social (MAIS) y Colombia Humana, de Petro.

Asimismo, una de las primeras en reaccionar a la expulsión de Pino fue la abogada y exsenadora, Piedad Córdoba, a quien se ha vinculado estrechamente con los regímenes socialistas de la región y el grupo terrorista Fuerza Armada Revolucionaria de Colombia.

“Todo el país pendiente de Carlos Pino, esposo de la excandidata al senado, Gloria Florez. Exigimos su liberación inmediata”, dijo el 19 de diciembre.

Fuente