“Yo ejerzo mi labor como periodista independiente y obtuve una información a la que le doy toda la credibilidad. Creo que si cualquier persona hace un análisis de los hechos y de las pruebas que se han venido conociendo, puede concluir que hay un grupo provenientes del sector político, judicial y otros, muy interesados en que el proceso contra Álvaro Uribe avance”. (Fotomontaje PanAm Post)

Del lío judicial que enfrenta el expresidente Álvaro Uribe en el proceso en el que pasó de acusador ha acusado por el caso de una presunta manipulación de testigos se ha dicho mucho, pues hay un ferviente sector antiuribista que cree que el senador de izquierda Iván Cepeda dice toda la verdad y que, además de esto, tiene la capacidad probatoria de encausar al exmandatario a una cárcel.

Por otra parte, los uribistas y sectores a fines al expresidente han señalado que el caso que pasa por las manos de la Corte Suprema de Justicia se trata de una “encerrona” en contra del expresidente.

PanAm Post habló con uno de los periodistas que por estos días viene incomodando a algunos sectores que tienen que ver directa o indirectamente con el caso Uribe. Se trata del director del diario digital El Expediente, Gustavo Rugeles, que ha “destapado”, según algunos, el montaje judicial que ha elaborado Cepeda para incriminar a Uribe.

La publicación de dos notas de El Expediente con fecha del 25 y 27 de julio, y que llevan por nombre La prueba reina en favor de Uribe que se ocultó en la Corte Suprema’ y ‘El Expediente revela informe de contrainteligencia sobre supuesto complot criminal contra Álvaro Uribe, avivaron el debate probatorio frente el caso de Uribe, tanto así que Cepeda anunció acciones legales en contra de Rugeles.  

En la primera nota, El Expediente publicó un fragmento del documento de once paginas escrito de puño y letra por el abogado Enrique Pardo Hasche, detenido por el delito de secuestro y radicado en la Corte con fecha del 12 de abril de 2018. La declaración de Hasche, quien es testigo clave en la investigación que se adelanta contra Uribe y el senador del Centro Democrático, Álvaro Hernán Prada, hace un recuento con detalles de lo que ha ocurrido con relación al proceso contra el expresidente y las movidas del ‘testigo estrella’, Juan Guillermo Monsalve, hijo del que por años fue administrador de la Hacienda Guacharacas (de propiedad de los Uribe Vélez) en coordinación con el senador Cepeda.

”Juan Guillermo Monsalve me comentó que el senador Iván Cepeda estaba reclutando testigos para que declararan en contra de Álvaro Uribe y así involucrarlo con el paramilitarismo (…) Cepeda les estaba consiguiendo beneficios a quienes atestiguaran contra Álvaro Uribe”, se lee en el documento publicado.

En la segunda nota, El Expediente señala que una fuente de entera credibilidad allegó un informe confidencial de contrainteligencia que revela detalles específicos de un supuesto complot criminal dirigido a poner tras las rejas al jefe de la oposición antes del 7 de agosto.

Fuente: El Expediente

Al mismo tiempo, hicieron la aclaración de que no se trató de un anónimo, sino que efectivamente se trataba de uno de varios informes elaborados por agencias de inteligencia, oficiales retirados del Ejercito y de la Policía Nacional, y que el documento de tres páginas le fue entregado al expresidente Uribe y que este “sí recibió esa grave información de parte de un alto oficial retirado”.

Fuente: El Expediente

En la misma nota, El Expediente realiza un par de cuestionamientos ante el calibre de las declaraciones.

“¿El presidente Santos, el senador Iván Cepeda, el presidente de la Corte Suprema José Luis Barceló, y el vicepresidente Naranjo asistieron a una reunión en la cra. 11A número 90-16, donde funciona el despacho del exmagistrado Fernando Arboleda Ripoll?”.

Señalan, por ejemplo, que el magistrado Ripoll es muy cercano a la familia Santos y es esposo de María Paulina Riveros, negociadora del Gobierno en La Habana (Cuba) desde noviembre de 2013 hasta que fue designada vicefiscal general de la nación.

“¿Por qué el afán de la Corte Suprema en llevar al banquillo al expresidente previo a la posesión del Gobierno Duque? Es notoria la presión y la premura del magistrado Barceló por dar resultados”.

Además, cuestiona si los dos magistrados que se opusieron, “¿Se atreverán a hablar antes que actúe la justicia nacional o internacional?”

Fuente: El Expediente.

Del mismo modo, se menciona a la justicia ecuatoriana y el caso de Fernando Balda, el exasambleísta que tiene al expresidente Rafael Correa a punto de ir a la cárcel por el delito de secuestro. Según Balda, el General Vargas fue quien presuntamente lo secuestró en la ciudad de Bogotá en 2012 y lo entregó a los miembros de la inteligencia de ese país. Que implicaría tanto al presidente Santos como a Correa. 

“¿Por que ninguno de los grandes medios de comunicación le ha preguntado al General Vargas o al presidente Santos por el secuestro de Fernando Balda, caso que tiene ad portas de la cárcel al expresidente Rafael Correa y que los salpica directamente?”.

Fuente: El Expediente

Asimismo, señalan que la Dirección Nacional de Inteligencia (DNI), entidad que remplazó al Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), fue creada por Santos con apoyo de la Inteligencia Británica, y durante siete años fue dirigida por el almirante Álvaro Echandía, actualmente en Washington. “Desde esa fuerza que solo le responde al jefe de Estado se fraguó la infiltración a la campaña de Óscar Iván Zuluaga en 2014”.

El revolcón mediático que generó estas publicaciones por parte de El Expediente ha suscitado serias preguntas por el papel de Iván Cepeda dentro del proceso. A tal punto, que se le acusa de haber solicitado visitar a Guillermo Monsalve 21 veces en la cárcel, de las cuales nueve se hicieron posibles. Cabe destacar que ni su abogado, Carlos Arturo Toro, ni su esposa solicitaron a la justicia este numero de visitas. El argumento del político es que se trataba de visitas para garantizar sus derechos humanos.

Sin embargo, otro de los que ha resultado implicado como testigo es el exparamilitar ‘Monoleche’, el cual desvirtuó el principal argumento de Cepeda, quien visitó a varios miembros de las AUC en la cárcel. 

“Cuándo el senador Cepeda o la senadora Piedad Córdoba se iban a interesar porque nosotros estuviéramos bien en una cárcel (…) el objetivo de este señor Cepeda era para que nosotros le habláramos de Santiago Uribe y Álvaro Uribe”, dijo en una de las audiencias que se adelanta en el caso. 

Precisamente, generó aún mayor controversia una nota publicada por W Radio en la que se afirmaba que la “Corte Suprema tiene en la mira a periodista por informaciones calumniosas”, ese periodista era Gustavo Rugeles

Cuando el PanAm Post le preguntó al periodista el porqué del titular de W Radio dijo que no tenía idea, pero que le gustaría saber quiénes estaban detrás de esto. 

“Quisiera saber la respuesta, quisiera saber por qué el tono editorial. Lo que sí le puedo decir es que hay una actuación sistemática. Primero, fue el presidente Santos con un tuit que sin mencionarnos hace un llamado a su aplanadora de medios, a que su verdad tenga peso nuevamente ante la contundencia de nuestras revelaciones. Después, el señor Cepeda que todos sabemos oficia con sectores de la guerrilla e incluso de algunos que no están en la legalidad, como es el caso de Iván Márquez. Posteriormente, la Corte Suprema de Justicia nos oficia a través de uno de los medios de comunicación más afín al Gobierno. Y por último, viene un comunicado del señor Arboleda Ripoll mencionado en nuestro articulo”.

Explicó que se trata de una estrategia coordinada de quienes están contra Uribe para restarle valor a su trabajo. “Siempre se ha demostrado profesionalismo, siempre hemos defendido con éxito nuestras investigaciones en las instancias judiciales y siempre lo hemos hecho con rigor”, indicó. 

Al preguntarle por qué la enfática defensa a favor del expresidente Uribe, dijo que no hay ningún interés de por medio.

“Yo ejerzo mi labor como periodista independiente y obtuve una información a la que le doy toda la credibilidad. Creo que si cualquier persona hace un análisis de los hechos y de las pruebas que se han venido conociendo, puede concluir que hay un grupo proveniente del sector político, judicial y otros, muy interesados en que el proceso contra Álvaro Uribe avance. Yo creo que es legitimo que así como hay medios que se prestan para publicitar las filtraciones de la Corte, para crear escenarios judiciales favorables a sus intereses, también es legitimo que haya periodistas independientes que mostremos otra cara de la verdad sin ser correctos políticamente y sin estar con una camiseta puesta como la tienen la mayoría de medios de comunicación en Colombia”. 

Por otro lado, reiteró que no hay ningún interés de por medio en defender al exmandatario colombiano.

Si (Uribe) tiene que dar explicaciones ante la justicia que las dé. Lo que nosotros hacemos es defender nuestro trabajo y nuestras investigaciones, como siempre lo hemos hecho y comparecer ante las autoridades cuando se requiera.

De otro lado, la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP) emitió un comunicado favoreciendo la libertad de expresión contenida en las investigaciones por Gustavo Rugeles y El Expediente, a raíz de la publicación de W Radio ante la posibilidad de que la Corte Suprema de Justicia interponga acciones penales en contra de un periodista por sus publicaciones relacionadas con el caso. 

“Rechazamos que desde las autoridades se insinúe o contemple la judicialización vía penal sobre las publicaciones de los medios de comunicación. El cubrimiento de este caso tiene una especial protección constitucional y anticipar como consecuencia el uso del derecho penal configuraría un mecanismo de censura indirecta”, se lee en el comunicado. 

Por su parte, hay un amplio sector que defiende el papel de Cepeda dentro de la investigación en contra de Uribe. En redes sociales se ha comentado el caso con el hashtag #LeCreoaIvánCepeda en apoyo al senador del Polo Democrático.



Fuente