El ministro de Defensa brasileño, Joaquim Silva y Luna, y el secretario de Defensa de Estados Unidos, James Mattis, realizaron un encuentro en el Ministerio de Defensa, en Brasilia (Brasil). EFE/Joédson Alves

Washington/Brasilia, 12 ago (EFE). – El secretario de Defensa de Estados Unidos, James Mattis, llegó este lunes a Brasil en su primer viaje oficial a Suramérica, que le llevará a también a Argentina, Chile y Colombia y en el que buscará “fortalecer” las relaciones de su país con la región.

Este lunes, Mattis se reunió en Brasilia con los ministros brasileños de Relaciones Exteriores, Aloysio Nunes, y de Defensa, el general Joaquim Silva e Luna, con los que abordó asuntos de derechos humanos y el papel de ambos países en misiones de paz.

De acuerdo con un comunicado divulgado por el Pentágono, durante su encuentro, Mattis y Nunes abordaron un “amplio abanico de asuntos de defensa”.

En cuanto a su reunión con Silva e Luna, aún no han trascendido detalles del encuentro, pero fuentes de la delegación estadounidense señalaron que cabe esperar que se dé seguimiento a algunos de los asuntos abordados por el presidente de Brasil Michel Temer y el vicepresidente de EE.UU., Mike Pence, durante la visita de este a Brasil el pasado mes de junio.

En ese encuentro, Temer y Pence hablaron, entre otros asuntos, sobre la situación en Venezuela y sobre el posible uso por parte de Washington de la base espacial de lanzamientos que Brasil tiene en Alcántara.

La próxima parada en la gira del secretario de Defensa estadounidense será en Río de Janeiro, donde este martes tiene previsto dar un discurso ante los cadetes de la Escuela Militar de Guerra y visitar el Monumento a los caídos de la Segunda Guerra Mundial.

En los próximos días, con el objetivo de fortalecer la relación de Estados Unidos con sus socios de la región, Mattis visitará, además, Buenos Aires, Santiago de Chile y Bogotá, desde el viernes partirá de vuelta a Washington.

China y Rusia amenazan Latinoamérica

Este domingo, minutos de partir a Brasil, Mattis dijo que China y Rusia suponen una terrible amenaza para la soberanía de los países latinoamericanos.

El funcionario negó que la relación de estos países con Beijing y Moscú con los países sudamericanos se trate de una ofensiva para la administración estadounidense, sin embargo reiteró que monitorean con detenimiento las acciones que de estas relaciones se han ejecutado.

El titular de la cartera de Defensa de la administración Trump, explicó que la influencia en la región de estos dos países resultará preocupante cuando los Gobiernos locales comienzan a perder “cierto grado de soberanía”.

“Existe más de una manera de perder soberanía en este mundo… puede deberse a países que llegan con regalos o préstamos”, dijo el Secretario Mattis en referencia las reiteradas inversiones que ha hecho China en América Latina.

En los últimos años, según datos del Centro de Políticas de Desarrollo Global de la Universidad de Boston, el comercio entre China y los países de América Latina y el Caribe se ha duplicado con respecto a hace una década.

Además, el Gobierno de Xi Jinping ha desembolsado en los últimos tiempos miles de millones de dólares en préstamos concedidos a los distintos países de la región, generalmente respaldados con materias primas.

“Son generosos con sus préstamos, pero si no puedes pagar conseguirán a cambio algún tipo de compensación”, advirtió De la Peña.

Esta política ha permitido a China, por ejemplo, reclamar durante los últimos años una buena parte de la producción petrolífera de Venezuela.

La situación de Venezuela, cuyo presidente Nicolás Maduro acusó a EE.UU. de orquestar un atentado fallido en su contra la semana pasada, es probable que también salga a colación en los distintos encuentros bilaterales que Mattis tiene en su agenda, reconocen fuentes de la Administración que pidieron no ser identificadas.

Fuente