El senador republicano Jeff Flake, que promueve el acercamiento bilateral con Cuba, aseveró que su país no tiene pruebas sobre los presuntos “ataques acústicos” a diplomáticos estadounidenses.

Flake, miembro de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, aseguró que el Buró Federal de Investigaciones (FBI, del inglés Federal Bureau of Investigation) le dijo al Gobierno de Cuba que no ha conseguido pruebas de que los síntomas sufridos por los funcionarios estadounidenses, hayan sido consecuencia de algún arma desconocida.

Según el republicano:

“No hay pruebas de que alguien trató intencionalmente de hacer mal a alguien. Nadie dice que esta gente no experimentó algún trastorno, pero no hay pruebas de que fue un ataque deliberado por parte de alguien, fueran los cubanos o algún otro”.

El senador comentó que él mismo ha visto los informes clasificados de los funcionarios estadounidenses, según él no hay motivos para pensar lo contrario, pero se negó a dar detalles del contenido.

Las declaraciones de Flake se produjeron tras una reunión en La Habana con altos funcionarios cubanos, entre los que se encontraban el canciller Bruno Rodríguez y funcionarios del ministerio del Interior. Hasta el momento el FBI aún no ha dado respuestas.

Senador Marco Rubio responde declaraciones de Jeff Flake

El también senador republicano, Marco Rubio, rechazó las declaraciones de su par Jeff Flake y aseguró que:

“es un hecho documentado que 24 funcionarios del Gobierno de Estados Unidos y sus cónyuges fueron víctimas de algún tipo de ataque sofisticado mientras estaban radicados en La Habana”.

Rubio señaló que no es posible conducir 24 ataques separados con síntomas similares, contra personal del Gobierno, mientras estos desempeñaban sus funciones en La Habana.

Marco Rubio reconoció que aún no está claro el método de ataque, pero que los ataques definitivamente ocurrieron.

Es importante destacar que hasta ahora, los 24 diplomáticos estadounidenses han afirmado haber escuchado ruidos fuertes antes de haber empezado a presentar los síntomas.

Expertos en salud han determinado que los síntomas en común son:  mareos, dolores de cabeza, fatiga, trastornos cognitivos, a además de la pérdida de audición que en algunos de los casos ha sido de manera permanente.

Los ataques que empezaron a registrarse a finales de 2016 y cuyo último episodio confirmado se registró el pasado mes de agosto de 2017 sigue siendo un misterio; sin embargo, la investigación continúa realizándose.

Hasta ahora el gobierno estadounidense ha determinado que los ataques han ocurrido en residencias diplomáticas de Estados Unidos, así como en dos hoteles: Hotel Nacional y Hotel Capri.

Aunque el gobierno aún no señala a Cuba como el culpable de los ataques, Estados Unidos ha advertido a sus ciudadanos de los puntos en donde los diplomáticos han sido afectados.

Asimismo, EE. UU. ha optado por expulsar a diplomáticos de la embajada de Cuba en protesta por la falta de protección del gobierno comunista a los estadounidenses que trabajan en la isla.

“Me parece lamentable que un representante del Gobierno de Estados Unidos tenga una actitud tan indolente hacia un hecho de agresión que han sufrido ciudadanos norteamericanos”, opinó también el disidente cubano Antonio Rodiles sobre las declaraciones de Flake.

El régimen de Cuba por su parte, señala que Estados Unidos lo que busca es “dañar la relación bilateral”.

“Se están utilizando estos daños de salud como pretexto de naturaleza política, con objetivos políticos, para eliminar los progresos alcanzados y dañar la relación bilateral”, afirmó el ministro de Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez.

PANAMPOST