El controvertido candidato a la Gobernación de Boyacá, Ramiro Barragán, mencionado en los últimos días más por sus problemas en campaña que por su trabajo hacia las próximas elecciones, ha recibido el apoyo del más reciente quemado en la contienda departamental, el excandidato Jairo Castiblanco.

La unión de Castiblanco a la campaña de Barragán es una muestra clara de la forma en que el candidato del Partido Verde busca recuperar camino en su carrera por la Gobernación; el recorte en las encuestas de Jonatan Sánchez que cada vez está más cerca de liderar los puntajes han llevado a Ramiro Barragán a recurrir a este tipo de adhesiones controvertidas y de última hora.

Un tipo como Jairo Castiblanco, perteneciente a un partido político que ha sido conocido por toda la corrupción que ha manejado tanto internamente como en hechos conocidos a nivel nacional, para citar un solo ejemplo está el caso de Odebrecht que salpicó en su mayoría a el Partido de la U.

Además de estos hechos, más la mala imagen que tiene este partido en el departamento de Boyacá donde sus integrantes han sido acusados por hechos de corrupción que empañan a la región, demuestran como en la campaña de Barragán buscan de cualquier forma ganar en las próximas elecciones sin importar el futuro de la gente en el departamento.