Según el dirigente colombiano, esta propuesta no pretende instalar regímenes militares, sino darle nacimiento a una época de “certeza democrática”. (Flickr)

Álvaro Uribe, expresidente y senador de Colombia, no descarta que la mejor manera de ayudar a Venezuela a superar la grave crisis humanitaria que enfrenta, ocasionada por la dictadura liderada por Nicolás Maduro, es a través de una intervención doméstica con el apoyo de la comunidad internacional.

El pronunciamiento fue hecho en el marco de la clausura de la XXIV del círculo de Montevideo que se desarrolló en la ciudad de Bogotá. Según el dirigente colombiano, esta propuesta no pretende instalar regímenes militares, sino para darle nacimiento a una época de “certeza democrática”.

Hay que intervenir en Venezuela por razones humanitarias, pero esa intervención no va ser una intervención internacional, tiene que ser una intervención doméstica apoyada por la comunidad internacional.

El pasado mes de septiembre, Uribe, ante la plenaria del Senado de Colombia, puso sobre la mesa la situación de los venezolanos que huyen del régimen de Maduro, que según estimaciones del Gobierno Duque, en el peor de los casos podría alcanzar los 4 millones de migrantes para el 2021.

En su intervención manifestó la necesidad de buscar, junto con la comunidad internacional, los “caminos legales para la intervención en Venezuela”.

“Se necesita que la comunidad internacional busque los caminos legales para la intervención en Venezuela, como lo ha propuesto el presidente Iván Duque”, afirmó Uribe.

El analista en seguridad John Marulanda le dijo al PanAm Post que los llamados del expresidente Uribe debe entenderse en un contexto de superación militar.

“Cuando se habla de intervención doméstica puede ser una intervención interna desde Venezuela gestada por sus propios militares. O puede ser solo regional, dado el contexto internacional que está adquiriendo el asunto con Rusia, China, Irán y Turqui, Canadá, Francia y EE. UU. involucrandose”.

Añadió que es claro el llamamiento a la fuerza, como lo hizo anteriormente el expresidente cuando le pidió a los militares intervenir.

Por otro lado, Francisco Santos, embajador de Colombia en EE. UU., ha venido abonando la discusión para restablecer la democracia en Venezuela.

En una conferencia en Washington sostuvo que Colombia no puede adoptar una posición pasiva frente al régimen de Maduro y dijo que “todas las opciones deben ser consideradas”.

Se han oído voces sobre operaciones militares unilaterales. Creemos que debe darse una respuesta colectiva a la crisis (en Venezuela), pero también creemos, déjenme ser muy claro, que todas las opciones deben considerarse. Y que el régimen de Maduro deber ser presionado política, económica y estratégicamente en todos los niveles.

Sin embargo, la posición del presidente Duque no ha sido precisa, pues ha señalado que está a favor de una salida democrática para el vecino país, y ha venido liderando una presión regional mancomunada contra el Gobierno de Maduro, sin embargo, no ha señalado estar a favor de que Colombia intervenga militarmente a ese país.

Así lo dijo el abogado internacionalista Mariano de Alba para el PanAm Post: “parece ser que el Gobierno Duque no está realmente contemplando una intervención como opción, sino más bien quieren concretar ayuda internacional inédita para hacer frente a la migración”.

¿Atacará Venezuela?

Esta pregunta es clave, pues ante los recientes hostigamientos militares en la frontera compartida con Colombia se daría a entender que ese país está preparando una ofensiva que podría llevarse acabo en cualquier momento.

Sin embargo, según el Ejército Bolivariano de Venezuela, este despliegue operacional se debe a los recientes golpes al narcotráfico y al crimen organizado que se mueve en la frontera proveniente de Colombia.

Lo que es claro es que Colombia no atacaría a Venezuela, desde la Casa de Nariño se ha previsto una actitud defensiva ante posibles repliegues militares por el régimen venezolano con las posibles alianzas que teja con la capacidad mercenaria rusa, cubana, nicaragüense e iraní.

De llevarse a cabo un enfrentamiento, los primeros registros de fuerza militar se harían a través de la línea Paraguachon-Riohacha y desembarco de tropas en las costas de La Guajira.

Fuente