De manera que los integrantes de la Comisión Primera del Senado que hacen parte de este bloque que aún no se define si son de oposición, independientes o coalición frente al nuevo Gobierno tendrán el poder de inclinar la balanza a favor o en contra de los proyectos que presente la administración Duque. (Fotomontaje PanAm Post)

Al presidente electo Iván Duque no le quedará muy fácil impulsar el nuevo Gobierno a partir del 7 de agosto en el Congreso, pues emergió una oposición en cabeza del exvicepresidente Germán Vargas Lleras con el beneplácito de los movimientos políticos de la U y Cambio Radical.

Los opositores del presidente Duque han sido visibles, entre ellos el ahora senador Gustavo Petro, luego de que su aspiración a la presidencia se viera menguada por el candidato del Centro Democrático. La curul del excandidato de izquierda fue posible gracias al reciente estatuto de oposición que brinda garantías jurídicas y políticas a la posición frente al nuevo Gobierno.

Desde la instalación del Congreso de la República el pasado 20 de julio quedó claro que se sumaría un nuevo opositor al Gobierno Duque, que no es Petro, ni Jorge Robledo.

Entre las principales propuestas del presidente electo estarían una serie de reformas y cambios al acuerdo de paz que deberán ser pasadas por el Congreso junto con su respectiva aprobación. Sin embargo, la tarea, que es prioritaria bajo la perspectiva uribista, se enfrentaría al bloque conformado por el Partido de la U de estirpe santista y de Cambio Radical, que ha servido de fortín político para el exvicepresidente luego de su pírrica votación en las pasadas elecciones.

De manera que los integrantes de la Comisión Primera del Senado que hacen parte de este bloque que aún no se define si son de oposición, independientes o coalición frente al nuevo Gobierno tendrán el poder de inclinar la balanza a favor o en contra de los proyectos que presente la administración Duque.

Básicamente, el pedido del exvicepresidente a Armando Benedetti, Roy Barreras, Roosevelt Rodríguez, de la U, y Germán Varón Cotrino, Temístocles Ortega y Rodrigo Lara, de Cambio Radical, es mantener el bloque político, ya que sumados a los congresistas de izquierda pueden construir una mayoría importante en la legislatura que puede llegar a incomodar las iniciativas de reforma uribista.

En consecuencia, ya se empiezan a sentir las primeras jugadas políticas a raíz de la instrucción de Vargas Lleras. Benedetti, de la U, manifestó no asistir este próximo viernes a la reunión de su bancada con el presidente Duque.

“Yo no tengo nada contra Duque, creo ser cercano a él, me cae bien, pero no voy a ir a esa reunión de bancada porque quiero mantener mi independencia y voy a buscar que mi partido de la U, que no está representado en el Gobierno, que lo han tratado mal en la coalición, sea independiente porque no queda de otra”, indicó.

Vargas Lleras, luego de alcanzar tan solo 1,4 millones de votos en la primera vuelta, estuvo ausente casi dos meses de la arena política, y se le vio de nuevo la semana previa a la instalación del nuevo Congreso. Por ahora se desconoce si aspirará a algún cargo político en los próximos meses. Lo que sí resulta claro es que sigue liderando la batuta de Cambio Radical.

De acuerdo con una fuente cercana a ese partido, el excandidato presidencial habría dejado en libertad a la bancada para establecer alianzas con Duque y votarle, para después reorganizarse y buscar una coalición que apunte a tener una mayor participación en el Congreso y Gobierno.

Para este cuatrienio, el Congreso quedó conformado por el Senado con 108 miembros y la Cámara de Representantes con 171, incluyendo las 10 curules que fueron asignadas al partido de las FARC. Lo que significa que el pulso político se verá ahora volcado al numero de representantes que tanto en Senado como en Cámara puedan hacer oposición.

En el Senado, el Centro Democrático tiene el respaldo del Partido Conservador con 15 curules, 14 de los liberales, 3 del Mira, y los 16 que logró su propio partido. Frente a 16 curules también alcanzadas por Cambio Radical, 14 del partido de la U, 10 de la Alianza Verde, 5 del partido de las FARC, 4 de la lista de los Decentes y, por último, 5 del Polo Democrático.

En Cámara de Representantes el Centro Democrático lidera la participación con 35 curules junto con el mismo número alcanzado por los liberales, seguido por el Partido Conservador con 21, y dos del Mira. Por su parte, Cambio Radical logró 30 escaños, 25 de la U, 2 por los Decentes, 2 por el Polo Democrático y 9 por la Alianza Verde.

Esta sería la radiografía de la oposición del nuevo Gobierno de Duque desde el Congreso, que como se tenía pensado en principio habría un amplio margen de maniobra, pero luego del llamado de Vargas Lleras no parece así y no será tan fácil lograrla.



Fuente