1- La deuda penal que tiene Eduardo Montealegre Lynett con el país es muy grande, pero, es mucho más grande la deuda tasada en billones de pesos: la primera le corresponde tasarla a la Fiscalía, y la segunda la puede tasar un grupo de profesionales, compuesto por contador, economista, penalista y constitucionalista. Basta valorar los billones de pesos que ha dilapidado el Presidente Santos, y los billones de pesos que perdió el país cuando le robaron la Presidencia a Oscar Iván Zuluaga. Digamos -como ejemplo nada más porque las cifras reales son mucho más grandes- que Zuluaga le habría podido generar al país 100 billones de pesos, y que Santos ha malgastado 50 billones de pesos, esa suma de 150 billones representa la deuda en pesos que tiene Eduardo Montealegre Lynett con el país. Y la explicación es sencilla: si Oscar Iván Zuluaga hubiese sido el Presidente, le habrían ingresado al país 100 billones de pesos, y se hubiese ahorrado los 50 billones derrochados por Juan Manuel Santos.

2- Por culpa de Eduardo Montealegre Lynett que tumbó a Zuluaga y levantó a Santos, el Presidente endeudó al país excesivamente para gastar excesivamente; Oscar Ivan Zuluaga hubiera endeudado moderadamente al país, no para gastar desaforadamente, sino para invertir y generar empleo; por lo tanto, el crecimiento económico no sería del 2% sino del 6%; Juan Manuel Santos derrochó el dinero del petróleo y no hallo otros lechos geológicos continentales y marítimos; Oscar Ivan Zuluaga hubiera capitalizado a Ecopetrol, habría atraído a nuevos inversionistas ofreciéndoles seguridades políticas y jurídicas, y asimismo hubiese hallado más depósitos o reservorios petrolíferos; Juan Manuel Santos vendió a Isagen, contrariando la voluntad popular, convirtió ese dinero en caja menor y no contó que hizo con esa plata; Oscar Ivan Zuluaga hubiera atendido al pueblo en su demanda de no vender es joya, y mejor habría tapado ese roto financiero encogiendo el gasto público; Juan Manuel Santos corrompió a los partidos políticos de la Union Nacional, vertiendo sobre ellos chorros de mermelada; Oscar Ivan Zuluaga hubiera estimulado en ellos su amor por el país y no por el dinero del Estado…; en suma, aunque Montealegre tuviera la suerte de Fujimori, jamás pagaría el 1 por ciento del daño que hizo en Colombia.

3- Por culpa de Eduardo Montealegre Lynett que tumbó a Zuluaga y levantó a Santos, el Presidente convirtió la fuerza de trabajo de los guerrilleros -campesinos productivos en su mayoría-, en fuerza de trabajo zángana o parasitaria; Oscar Ivan Zuluaga hubiese favorecido la apertura de fábricas y haciendas nuevas para absorber toda esa fuerza de trabajo; pues, condenar a la quietud a unas manos habituadas a generar plusvalía, produciendo café o arroz o papa, es un error garrafal, pero, mucho más, ponerlas a recibir un sueldo mensual sin producir siquiera su propia comida; Juan Manuel Santos aceptó la sustitución de la Constitucion por 310 páginas de demandas marxistas, sin conocer sus costos y sin tener el flujo de caja para atenderlas; Oscar Ivan Zuluaga habría rechazado esas demandas, pero, aquellas que hubiese decidido reconocer, las acompañaría de sus correspondientes costos y sus respectivos flujos de caja; Juan Manuel Santos puso a volar un globo con el cuento chino de la paz, llevando apenas humo; Oscar Ivan Zuluaga hubiera aterrizado ese globo y en su lugar habría desarrollado dos procesos: de paz partiendo del narcotráfico y otro de desarrollo económico para financiar el de la paz. ¡Por favor pónganle valor al irremediable daño que hizo Eduardo Montealegre Lynett!

4- Por culpa de Eduardo Montealegre Lynett que tumbó a Zuluaga y levantó a Santos, el Presidente, por medio del NAF, le otorga a las Farc privilegios que ningún partido tiene, como una financiación excesiva y una vastedad de medios de comunicación; Oscar Ivan Zuluaga hubiera rechazado esas demandas desenfrenadas y esas exigencias desaforadas. Por culpa de Montealegre, al Presidente se le fue la mano al privilegiar a las Farc con la Reforma Rural Integral que pondrá en manos de activistas suyos. Tampoco midió las consecuencias de darle al partido político de las Farc, facilidades exorbitantes para hacer proselitismo bajo el paraguas protector de la policía, las unidades de investigación criminal y la Jurisdicción Especial para la Paz; Oscar Ivan Zuluaga se hubiera opuesto con energía a esas pretensiones marxistas-leninistas-castro-chavistas. Según Jesus Vallejo Mejia, el Presidente, por medio del NAF, “les otorga a las Farc beneficios supremos, pues, la Comisión de Seguimiento, integrada por tres representantes del gobierno y tres de la organización guerrillera, queda consagrada como la máxima instancia política del país y de hecho detentará la soberanía que hasta ahora el artículo 3 de la Constitución le asignaba únicamente al pueblo: “La soberanía reside exclusivamente en el pueblo, del cual emana el poder público”. Oscar Ivan Zuluaga jamás hubiera permitido que la soberanía del pueblo quedara en poder de seis personas, cuatro de ellas de las Farc, incluyendo a Sergio Jaramillo.

5- Por culpa de Eduardo Montealegre Lynett que tumbó a Zuluaga y levantó a Santos, el Presidente quiere llevar a la Vicepresidencia al General Naranjo, cuestionado por no haber impedido el sacrificio de los magistrados de la Corte Suprema de Justicia; Oscar Ivan Zuluaga jamás hubiera pensado en poner en el lugar de Carlos Holmes Trujillo, a un hombre de las condiciones morales de Naranjo. A propósito, Fernando Londoño Hoyos, le pregunta al General, ¿”Por qué los Rodriguez Orejuela siguieron en Palmira, viviendo y mandando a sus anchas”? Oscar Ivan Zuluaga ni hubiera tenido como Vicepresidente, o eventual remplazo suyo, a un hombre con semejantes antecedentes, y, sobre todo, con semejantes compañías mafiosas. Sin embargo, el ex ministro Londoño Hoyos, no se queda ahí, sino que sigue preguntando: “El 3 de marzo de 2008, el ministro de Relaciones Interiores y Justicia del Gobierno de Venezuela, Rodriguez Chacin, el hombre más poderoso del Régimen en aquel entonces, después de Chavez, dijo en rueda de prensa que Naranjo tenía vínculos muy estrechos con la mafia narcotraficante. La cosa venía con ocasión de la muerte de Jabon en ese país y por aquellos días. ¿Por qué Naranjo guarda silencio sobre este asunto tan delicado”? Con Oscar Ivan Zuluaga el país no tendría esta colosal preocupación, pues, mucho va de Carlos Holmes Trujillo a Oscar Naranjo.

6- Por culpa de Eduardo Montealegre Lynett que tumbó a Zuluaga y levantó a Santos, el Presidente corrompió a la Union Nacional -al congreso-, a la Fiscalia, a la Corte Constitucional y al Concejo de Estado. El ex fiscal buscaba una fórmula que permitiera reemplazar la Constitucion con el Acuerdo de la Habana. Lean apartes de una declaración suya: “Presenté una demanda de constitucionalidad condicionada, contra los acuerdos y actos que dieron inicio a los diálogos de paz en La Habana. En el año 2012 el Presidente a través de sus representantes en la mesa de diálogo iniciaron el proceso; en ese sentido, yo le estoy solicitando a la Corte una sentencia interpretativa, para que diga que los acuerdos firmados en la Habana son equivalentes a un tratado de paz que se puede clasificar como acuerdo especial. Y concluye Montealegre: “Lo que se busca con la demanda es que la Corte establezca que los acuerdos son especiales, de conformidad con los convenios de Ginebra de 1949, es decir, que equivalen a un tratado de paz, y por lo tanto tiene rango constitucional, y no puede ser desconocido por ninguna autoridad, ni por ninguna ley de la Republica”. Eduardo Montealegre Lynett, llevó a Santos a la silla Presidencial en el 2014 y le preparó jurídicamente el camino para perpetrar el golpe de Estado que el país todavía no ha asimilado.

7- Por culpa de Eduardo Montealegre Lynett que tumbó a Zuluaga y levantó a Santos, Colombia enfrenta la más pavorosa situación política, social y económica de su historia; el daño que el siniestro ex Fiscal hizo en el país es irremediable: por su culpa tenemos hoy un Presidente ilegítimo, sin embargo, con facultades legislativas ilimitadas e imprecisas; por su culpa el triunfo del No -del 81.77% del pueblo-, fue burlado e ignorado por Santos, el Congreso, la Corte Constitucional y una magistrada del Concejo de Estado; por su culpa el Presidente, no solamente desconoció el triunfo del No y el rechazo del Acuerdo Final, sino que maquilló el Acuerdo y lo presentó como el nuevo Acuerdo Final, NAF; por su culpa el Presidente obligó a la Corte Constitucional a decir que el Congreso -sin serlo-, era idóneo para reemplazar al pueblo refrendando el NAF; por su culpa el Presidente obligó a la Corte Constitucional a decir que el fast track es el sistema adecuado para implementar el NAF; por su culpa la Comision de Seguimiento ostenta el Legislativo, Ejecutivo y Judicial; por su culpa la JEP, Jurisdiccion Especial para la Paz, rechazada, reprobada y negada por el pueblo, por lo tanto ilegítima, ha sido aprobada por la Cámara y mañana por el Congreso; por su culpa el pueblo podría revocar el Mandato del Presidente y toda esta legislación, ilegítima y bastarda.

 

autor: @juradociro