Tras pasar unos siete meses en la clandestinidad, el régimen de Nicolás Maduro halló al piloto Óscar Perez, exinspector de la policía científica, quien se rebeló contra la dictadura en Venezuela y se dio a conocer luego de haber secuestrado un helicóptero y haber sobrevolado Caracas.

Este lunes 15 de enero, Pérez publicó videos a través de las redes sociales en los que afirmó que está rodeado de funcionarios y que está “negociando” su captura; sin embargo minutos después apareció ensangrentado y afirmó que el régimen lo “quiere matar”.

Mientras sucede la captura a Óscar Pérez el régimen no solo militarizó toda la zona sino que además impide el ingreso a la prensa para constatar cómo se llevan a cabo los hechos.

Luego de horas de tiroteo tras la captura del piloto surgió la información extraoficial de que Pérez fue asesinado.

“Para los que tuvieron dudas, aquí estamos (…) Nos han disparado, estamos agazapados, pero ya estamos negociando con los funcionarios, los fiscales (del Ministerio Público)”; señaló.

En el video el piloto dijo que no responderían con fuego contra quienes lo tienen rodeado pues conoce a muchos de los funcionarios.

“Nos encontramos en la carretera nueva de El Junquito. Estamos negociando, no queremos hacer frente a funcionarios que dé paso son amigos de nosotros. Somos patriotas, somos nacionalistas y peleamos con toda nuestra convicción”; dijo.

Minutos después Pérez publicó otro audiovisual dedicado a sus hijos.

Le quiero pedir a Venezuela que no desfallezca, que luche, que salgan a la calle, es hora de que seamos libres y solo ustedes tienen en el poder ahora”; también mencionó a sus hijos a quienes les expresó su afecto: “Hemos hecho esto por ustedes y por todos los niños de Venezuela”.

En otro video publicado, Pérez apareció ensangrentado y afirmó que a pesar de haber dicho que se entregaría, los funcionarios que lo tienen rodeado empezaron a disparar: “nos quieren matar”.

Pérez, además de ser acusado por secuestrar el pasado 27 de junio de 2017 un helicóptero del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (CICPC) desde el que atacó con bombas sonoras la sede del Ministerio de Interior, Justicia y Paz (MIJ) y el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ); también era buscado por asaltar el comando de San Pedro de Los Altos, en el municipio Guaicaipuro de la entidad mirandina la madrugada del 18 de diciembre del año pasado.

Óscar Pérez es funcionario del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (CICPC), perteneciente a la Brigada de Acciones Especiales (BAE).

Cabe destacar que el grupo BAE en Venezuela, es una unidad policial formada y entrenada para llevar a cabo misiones de antiterrorismo, reconocimiento, rescate de rehenes, detención de delincuentes peligrosos y acciones especiales.

Está constituida por pequeños grupos de policías altamente entrenados, armados y provistos de equipamiento especializado.

Pérez recientemente ofreció una entrevista a la internacional CNN en español en la que reiteró que lo “estaban rastreando”.

El pasado 28 de junio el ministro de Interior, Justicia y Paz, Néstor Luis Reverol pidió a la Interpol la activación de una circular roja contra el funcionario policial.

Una vez se conoció el desarrollo de la noticia el diputado venezolano Rosmit Mantilla anunció que denunciará ante la comunidad internacional  “la ejecución en tiempo real de Oscar Pérez”.

Cabe destacar que en diciembre de 2017 Nicolás Maduro había ordenado “plomo” contra quienes se rebelen en su contra.

“Donde se aparezcan he ordenado a la Fuerza Armada plomo contra los grupos terroristas, plomo con ellos compadre, tolerancia cero con los grupos terroristas que amenazan con armas la paz de la República”, advirtió.

A través de las redes también se dieron algunas reacciones ante el posible asesinato de Óscar Pérez, pues el 4 de febrero 1992, cuando Hugo Chávez se entregó tras un golpe de Estado, en Venezuela se cumplió con el debido proceso donde se le garantizaron sus derechos; ahora con el régimen de Nicolás Maduro, Pérez pide entregarse pero por el contrario buscan asesinarlo.

Cabe destacar que a diferencia del Golpe de Estado emprendido por Chávez en 1992, Pérez no ha cometido asesinatos en sus actos de rebeldía contra la dictadura.

PANAMPOST