Seguramente son muy pocos quienes no conocen a Rubiel Orlando Espinosa y Orlando Arciniegas, quienes son dos personajes que han hecho lo que sea para mantener la atención, el poder y estafas en contra de los ciudadanos ibaguereños.

Por años trabajaron juntos, uno está preso y otro en bacanales gay disfrutando de la buena vida
que le dejó estafar a sus clientes. Pero esta historia no termina ahí, a este clan se unió Iván Espinosa Jovel, quien muy juicioso ha seguido los pasos de su señor Rubiel.

Actualmente está en la mira de las autoridades porque primero estafó a Planeación del Tolima, por irregularidades en un convenio. Pues era el representante legal de la Sociedad de Acueductos y Alcantarillado y Aseos Aguas del Huila S.A. SEP, cuyo objeto era ejercer la gerencia del plan departamental de agua potable y saneamiento básico por valor de casi 13 mil millones de pesos.

Luego de la suscripción del convenio se presentaron algunas irregularidades que fueron advertidas por la Contraloría General de la República, pues dentro de sus hallazgos encontró serios problemas de ejecución e información.

Ahora, solo se dedica desprestigiar a otros para tapar sus delitos y seguir siendo la comidilla de los medios de comunicación ya que lo ponen al descubierto.