Esta semana fue desmantelada en el municipio de Ipiales – Nariño, una oficina a través de la cual, según la Fiscalía, un grupo de supuestos hackers chuzaba políticos, periodistas y miembros de la fuerza pública.

Posterior a esto la Fiscalía informó que dicha oficina de “espionaje” era propiedad del General en retiro, Humberto Guatibonza.

Varias curiosidades surgen de este hecho, la primera es la fecha del allanamiento y la segunda, el nombre del general de la Policía que supuestamente sería el responsable de estos hechos.

Que a pocos días de que el todo poderoso General Oscar Naranjo, quien alcanzó a tener un poder casi inconmensurable en todas las esferas de la vida nacional abandone su cargo como vicepresidente y pase a ser un ciudadano común y corriente, justamente su antítesis, el general Guatibonza, muy cercano por cierto al Uribismo y de quien se dice sería reintegrado a la institución una vez Duque estuviera posesionado, reciba un allanamiento en una de sus propiedades y aparezca como el supuesto responsable de tener una oficina de hackeo, resulta cuanto menos sospechoso.

Fuentes al interior de la Fiscalía le contaton a este medio que todo esto sería un montaje de parte de Naranjo para descabezar de una vez y por todas a Guatibonza, impedir el regreso de este a la institución, y él poder seguir manejando los hilos de la Policía Nacional a su antojo través de los hombres que deja en la institución tras su salida.