Fredy Anaya, candidato a la Alcaldía de Bucaramanga, quiere demostrar una vez más sus intenciones de ser a como de lugar el sucesor de Rodolfo Hernández bailando al son que le pongan.

El candidato dejó ver a través de esa publicación que será su equipo político quien decida a que candidato a la gobernación de Santander apoyarán durante los próximos meses de contienda electoral. Pero, lo cierto es que Anaya lo que está es buscando desesperadamente que el candidato más fuerte lo apoye en su lucha por la Alcaldía para quedarse con la silla que aún obstenta Rodolfo Hernández.

En pasadas elecciones cuando Anaya también participó como candidato a la Alcaldía se conoció que este exgerente del Cdmb también tuvo su idilio con ciertos partidos buscando el reconocimiento de su candidatura. Lo cierto es que en la actualidad, como en años anteriores, Anaya no termina de convencer ni a las fuerzas políticas tradicionales, ni a los bumangueses.

Si el candidato tuviera dignidad lo mejor para él sería seguir viviendo de lo que obtuvo en su carrusel de contratos, porque como representante político del pueblo no termina de cuajar.