Cristian Fernández

A los 12 años, Fernández mató a su hermanastro de 2 años golpeando su cabeza contra una repisa. Antes, el niño constantemente abusaba de su hermano y su madre encubría las palizas. En una ocasión le rompió la pierna al bebé.

Mary Bell

Su primer asesinato lo cometió un día antes de cumplir 11 años, el 25 de mayo de 1968. La primera víctima fue Martin Brown, un niño de 4 años al que estranguló en una casa abandonada. La segunda víctima fue Brian Howe, de 3 años, a quien estranguló y luego con una navaja escribió una “N” y una “M” en el estómago del niño, además de cortarle los genitales y el pelo. Fue puesta en libertad en 1980 y desde entonces ha vivido en el anonimato.

Joshua Phillips

A los 14 años, en 1998, mató a una niña de 8 años en Jacksonville, Florida. Después de golpearla y apuñalarla nueve veces, Phillips ocultó el cadáver de Maddie Clifton debajo de su cama de agua. La madre llamó a la Policía después de sentir el hedor que emanaba del cuarto de su hijo. Fue condenado a prisión de por vida.

Brenda Spencer

El lunes 29 de enero de 1979, Spencer, de 16 años, estrenó el rifle semiautomático que le había regalado su padre en Navidad. Tiroteó una escuela durante seis horas y dejó como resultado dos muertos y nueve heridos. Su respuesta, cuando la capturaron, fue: “Los ataqué porque no me gustan los lunes. Solo lo hice para animarme el día”.

Jon Venables y Robert Thompson

El 12 de febrero de 1993, los dos niños de 10 años secuestraron, torturaron y asesinaron a James Bulger, de 2 años. Al pequeño lo sacaron de un centro comercial tomado de la mano, lo golpearon con una barra de metal y luego lanzaron su cadáver a las vías del tren, para que pareciera un accidente.

Jordan Brown

En 2009, el niño de 11 años esperó que su padre se fuera a trabajar para cometer el crimen. Mientras su madrastra, que estaba a semanas de dar a luz, dormía, Jordan tomó un arma y le disparó en la nuca. Posteriormente, se alistó y tomó el bus hacia el colegio como si nada. Y dejó a su hermana de 4 años sola con el cadáver.

Eric Smith

En 1993, cuando tenía 13 años, Eric Smith asesinó a Derrick Robie, de 4. Smith fue a un campamento y dando vueltas en los alrededores encontró al pequeño jugando solo. Lo convenció de acompañarlo a una zona boscosa, donde lo estranguló, le golpeó la cabeza con una roca y le metió en la boca una bola de comida envuelta en plástico. Después Eric volvió al campamento para seguir jugando.

La Prensa Nicaragua