Al mejor estilo de las historias mayameras, el par conformado por Rodolfo Hernández y Fredy Anaya, no está tan lejos de pasar a ser un verdadero dramático.

La historia comienza en el 2013, en la ciudad Bonita, cuando el salvaje Rodolfo Hernández y el galante Fredy Anaya “iniciaron” su camino a la libertad financiera creando Entorno Verde, una empresa que proponía el traslado de la basura bumaguense a un gigante proyecto de conversión de residuos sólidos.

Cuando el proyecto fracasa, el deshonesto Rodolfo decide retirarse para dedicarse a otras cosas, heredando este negocito y sus acciones a sus hijos, Fredy al ver esa reacción se llenó de ira y también vendió sus acciones.

Para esa fecha, Lucho Bohórquez, estaba por convertirse en alcalde de la ciudad de este drama, pero Rodolfo que no era ningún ingenuo pueblerino, le financió viajes durante la campaña de Bohórquez a Guayaquil y Barcelona, con la supuesta intención de que este conociera de primera mano.los procesos de desarrollo urbano para a aplicarlo a posterior en la ciudad de los parques, cosa que nunca ocurrió.

Bohórquez, el tercero en este triangulo de amor y odio, se dejó envolver por las ofertas de Fredy Anaya, dejando de lado las intenciones y el negocio con Hernández.

En este circulo de deslealtad, el ahora alcalde Hernández, decidió poner un freno y retirarse de ese idilio acusándolos de desleales e incluso inició su propia investigación en contra de este par.

Lo cierto es que tanto Anaya como Rodolfo pretendían quedarse con todo el negocio de la basura, fuentes rumoran que ninguno obtuvo del todo lo que quiso. Aunque es bien sabido que este dúo, ahora disfrutan de las mieles del éxito y los frutos del Cdmb, en el caso de Anaya y Vitalogic en el caso del actual alcalde Rodolfo Hernández.

¿Será todo esto una tregua hecha por ambos desde las más oscura y corrupta ambición? o ¿estarán estos dos personajes de la política de Bucaramanga desangrándose hasta quedarse con el negocito de la basura y más?