Nicolás Pérez, uno de los nuevos senadores del Centro Democrático y quien por estos días posa orgulloso de uribista pura-sangre, no es más que un politiquero acomodado que vendió su nombre y su lealtad al mejor postor a cambio de poder llegar a ese cargo.

Nicolás, sobrino del gobernador de Antioquia Luis Perez, fue hace tan solo cuatro años uno de los líderes y promotores de la campaña reeleccionista de Juan Manuel Santos en su departamento, justo, cuando las relaciones entre el entonces presidente candidato y Álvaro Uribe, se encontraban en su punto más álgido y distante.

De Igual Forma Pérez, hace tan solo tres años, no solo votó SI al Plebiscito por la paz sino que además hizo campaña por este. En pocas palabras, este pequeño saltimbanqui politiquero supo pasar de ser Santista a Uribista radical, en un abrir y cerrar de ojos.

Sabrá Dios en que momento abandonará su actual barco para subirse al de otro cuando este ya no sea el ganador.