Maritza Castellón afirmó que la madrugada de este miércoles, desconocidos penetraron por la fuerza a su vivienda y se llevaron a su hijo de 17 años, por “golpista”.

Los organismos humanitarios consideran que más de 300 personas están en las cárceles por protestar contra el régimen de Ortega. EFE/Jorge Torres

 

Managua, 10 oct (EFE). – Una mujer invidente denunció que un grupo de hombres encapuchados ingresó a su vivienda y “secuestró” a su hijo adolescente en Nicaragua, país que vive una crisis que ha dejado entre 322 y 512 muertos desde abril pasado.

Maritza Castellón afirmó que la madrugada de este miércoles los encapuchados penetraron por la fuerza a su vivienda y se llevaron a su hijo de 17 años, por “golpista”.

“Lo acusan de golpista, haber andado en las marchas (contra el presidente Daniel Ortega), pero él no ha participado porque los dos (padres) somos ciegos”, dijo Castellón a periodistas.

Organizaciones defensoras de los derechos humanos mostraron su apoyo a la mujer y asociaron el suceso con “otros secuestros” de jóvenes que posteriormente aparecen en prisión acusados de ser terroristas.

Los organismos humanitarios consideran que más de 300 personas están en las cárceles de Nicaragua como “presos políticos”. El Gobierno reconoce más de 200 detenidos y los acusa de ser parte de un intento de “golpe de Estado”.

La oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) ha responsabilizado al Gobierno de “más de 300 muertos”, así como de ejecuciones extrajudiciales, torturas, obstrucción a la atención médica, detenciones arbitrarias, secuestros y violencia sexual, entre otras violaciones a los derechos humanos.

Los organismos humanitarios calculan que la crisis de Nicaragua ha dejado entre 322 y 512 muertos.

El presidente Ortega ha rechazado las responsabilidades.

Fuente