La Procuraduría General de la Nación acaba de sancionar con 13 años de destitución e inhabilidad al exgobernador de Córdoba, Alejandro Lyons por su partición en el entramado de corrupción conocido como el cártel de la hemofilia.

El exgobernador Lyons reconoció que recibió 4000 millones de pesos para mantener como contratista un prestador de servicios de salud que se prestó para montar una carrusel de contratación con pacientes y facturación falsa, lo cual permitió que varios funcionarios se enriquecieran.

Anteriormente el exgobernador Alejandro Lyons fue sancionado por la Procuraduría por el cártel del síndrome de Down y luego por irregularidades en un contrato de ciencia y tecnología.