“Exigimos al Gobierno Nacional la inmediata revisión de la medida en cuanto a sus alcances, afectaciones y perjuicios, y que se considere su ajuste o eliminación”. EFE/Martin Alipaz

En enero del próximo año (2019) se llevarán a cabo las primarias presidenciales en Bolivia, y ya Evo Morales empieza a hacer de las suyas con sus técnicas populistas anunciando un incremento en el pago de los aguinaldos que recibirán a fin de año los asalariados públicos y privados del país.

Según el presidente, se duplicará el beneficio del pago que reciben los bolivianos asalariados como un adicional a su sueldo todos los meses de diciembre, como un “reconocimiento a los trabajadores”.

Morales justificó su decisión con el crecimiento del producto interno bruto (PIB) del país que aumentó un 4,61 % en junio, respecto al mismo mes de 2017 y aseguró que antes de tomar esta decisión realizó una evaluación económica.

Sin embargo, la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB) ha advertido que la decisión del mandatario traerá consecuencias negativas para el país y los trabajadores.

La CEPB advierte que el doble pago para el mes de diciembre será devastador para el sector privado, sobretodo para las medianas y pequeñas empresas que no podrán costear el gasto y deberán cerrar, lo que a su vez dará paso a aumentar la informalidad laboral.

“Esto es preocupante, las micro, pequeñas y medianas empresas lo sentirán más, esto (el doble aguinaldo) va a ser un lastre que inducirá a la informalidad y a la racionalización de las planillas y a la precarización del empleo”, advirtió también el gerente general del Instituto Boliviano del Comercio Exterior (IBCE), Gary Rodríguez.

CEPB exige revisión de consecuencias

La CEPB resaltó que es de suma importancia que el presidente escuche los argumentos del sector privado y que luego se ajuste el beneficio.

“Exigimos al Gobierno Nacional la inmediata revisión de la medida en cuanto a sus alcances, afectaciones y perjuicios, y que se considere su ajuste o eliminación”, indicó la CEPB en un comunicado.

La confederación señala que primero es necesario garantizar que el crecimiento de la economía sea “equitativo y sostenible” para las pequeñas y medianas empresas de todos los departamentos del país, para realmente poder determinar si se puede o no entregar este beneficio sin que se presenten mayores consecuencias negativas.

Una medida populista

Por su parte, dirigentes opositores también han denunciado que el anuncio del pago del “beneficio” es una clara “medida electoral”, ya que se da justo unos meses antes de las elecciones primarias y de la decisiva elección presidencial que está prevista para octubre de 2019 .

“Ahora que se acercan elecciones lo hacen, ya sabían en abril que iba a crecer el país ¿Quieren dar doble aguinaldo? Denlo a la gente que necesita, hay que evaluar a quienes se va a dar”, manifestó el diputado opositor Amílcar Barral.

Barracal también aprovechó la oportunidad para comentar que esta medida no debería ser aplicada para los funcionarios de alto rango como ministros, legisladores y, por su puesto, el presidente.

“Deberían renunciar a sus aguinaldos por ética todos los que ganan arriba de Bs 10.000” (USD $1.440), opinó.

Fuente