“Estoy preocupado sobre lo que viene. Actualmente hay un uso del sistema de justicia para promover la persecución”. (Twitter)

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) abordó nuevamente, en una audiencia especial, la crisis sociopolítica por la que atraviesa Nicaragua, y advirtió que la represión sigue en aumento mediante restricciones de derechos, lo que podría conducir al país a un “estado de excepción”.

“Ese camino de empezar a constituir normas de excepción a las garantías constitucionales, a las libertades, estableciendo un régimen de prohibiciones en el país, nos parece apuntar a una transformación de un Estado de derecho a un Estado de excepción”, dijo con preocupación el secretario ejecutivo de la CIDH, Paulo Abrão.

De acuerdo con la comisión, el régimen de Daniel Ortega ha tratado de “normalizar” el país mediante el uso desmedido de la fuerza; sin embargo, ahora hay una nueva etapa de represión en la cual el mandatario trata de impulsar decretos que condenen las protesta ciudadanas.

“Estoy preocupado sobre lo que viene. Actualmente hay un uso del sistema de justicia para promover la persecución”, manifestó el Abrão.

Cabe señalar que hasta el pasado 20 de septiembre el régimen admitió que tenía más de 200 personas presas, que fueron detenidas en el marco de las protestas que iniciaron el pasado mes de abril. De estas, ya siete han sido condenadas y 197 están en proceso judicial.

Desde que inició la ola de manifestaciones, el régimen ha tratado de minimizar el número de víctimas de la represión, por lo que no sería de extrañar que el número de detenidos sea mucho más elevado del que reconocen.

Por otra parte, la falta de independencia del poder judicial prácticamente condena al manifestante una vez es detenido, ya que los jueces responden a la cúpula del poder más alta.

“En vez de mostrar voluntad de regresar al diálogo para superar la crisis, la Policía, la Fiscalía y el Poder Judicial se han convertido en el verdugo del pueblo”, dijo por su parte el secretario ejecutivo de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), Marcos Carmona.

Para la CIDH y la CPDH la criminalización de las protestas y de los defensores de los derechos humanos son dos de las situaciones que más preocupan.

“La manera en la cual el tipo delictivo fue elaborado para darle un elemento subjetivo, como el quebrantamiento del orden constitucional, no hace ningún sentido. Hacemos llamado enfático para que haya desistimiento de las acusaciones de terrorismo y a que los jueces vean con gran escrutinio estas acusaciones y actúen con independencia judicial”, manifestó Joel Hernández, relator para personas privadas de libertad.

CIDH critica ausencia de autoridades nicaragüenses en la audiencia

Otro aspecto que la CIDH resaltó durante la audiencia que buscaba analizar la situación del país centroamericano fue la ausencia de los representantes del Estado de Nicaragua.

“Es lamentable la ausencia del Estado de Nicaragua porque es una falta a sus obligaciones internacionales, pero también es una falta de respeto a la sociedad civil aquí presente”, opinó el relator del organismo, Francisco Eguiguren.



Fuente