Solo en el mes de octubre se acumulan pagos de bonos de deuda externa soberana y de Pdvsa, incluyendo el bono Pdvsa 2020 que tiene una hipoteca del 50,1% del capital social de Citgo Holdings (Wikipedia)

Venezuela está al borde de perder Citgo, su mayor activo en el exterior, tras una multimillonaria deuda pendiente que le es casi imposible pagar antes de que termine el 2018.

Solo en el mes de octubre se acumulan pagos de bonos de deuda externa soberana y de Pdvsa, incluyendo el bono Pdvsa 2020 que tiene una hipoteca del 50,1% del capital social de Citgo Holdings, una de las dos compañías controladoras de Citgo.

Tanto el régimen de Nicolás Maduro como la estatal petrolera Pdvsa deberán pagar una deuda de más de USD$ 3 mil millones antes de que culmine el 2018, una cantidad equivalente a más de un tercio de las reservas de divisas del Banco Central.

Pero para la dictadura en Venezuela cancelar esta deuda es cada vez más cuesta arriba tras la deficiente producción petrolera y la escasez de divisas; esto, en medio de una crisis económica y humanitaria sin precedentes.

A esto se suma que las exportaciones de petróleo representan más del 95% de los ingresos anuales en divisas de Venezuela, pero la caída en la producción ha anuladoo cualquier ganancia por el aumento de los precios.

Ya tanto Pdvsa como el gobierno cayeron en default de USD$ 6,4 mil millones; razón por la cual los acreedores se encuentran alertas para demandar y apropiarse de activos venezolanos por la falta de pago.

En teoría, el gobierno de Maduro podría aprovechar las reservas internacionales del Banco Central (BCV) para cubrir sus vencimientos de deuda del cuarto trimestre. Pero como las reservas líquidas del BCV suman actualmente un poco más de US $ 1.000 millones, habrá que vender algunas tenencias de oro para tener el efectivo necesario para pagar toda la deuda de los bonos y otros pasivos que vencen en los próximos 90 días.

Pero además las futuras obligaciones de deuda de Venezuela incluyen USD$ 500 millones que Pdvsa se comprometió a pagar a la petrolera estadounidense ConocoPhillips antes de fines de noviembre. Si la estatal venezolana no cumple con el pago, corre el riesgo de que se reinicien las incautaciones judiciales de sus activos petroleros del Caribe holandés que ConocoPhillips retiró después de que se llegó al acuerdo a fines de agosto.

José Guerra, economista y diputado a la Asamblea Nacional, explicó mediante su cuenta de la red social Twitter que en los meses que restan del año, uno de los bonos que se deben pagar es el de Pdvsa-20, siendo este enlazado con Citgo; por lo que existe una gran posibilidad de que Venezuela pierda dicha empresa.

Hay que recordar la decisión de un juez estadounidense a favor de la minera canadiense Crystallex, la cual implicó que Venezuela estaría a punto de perder Citgo -su más grande activo en el exterior-, lo cual crea un precedente judicial al no existir una separación entre lo que es Venezuela, Citgo y Pdvsa.

“Para Venezuela, perder Citgo es perder la facilidad de colocar crudo en Estados Unidos que es el principal comprador de crudo venezolano”, señaló a PanAm Post el economista venezolano Luis Oliveros.

Pero la situación se complica aún más porque en 2016 se conoció que Nicolás Maduro hipotecó, en secreto, la refinería Citgo a Rusia por un millonario préstamo.

El régimen venezolano habría entregado el 49,99 % de las acciones a Rusia, esto a cambio de un préstamo de USD $1,5 mil millones.

La petrolera venezolana Pdvsa adjudicó prácticamente el control de la refinería en Estados Unidos a la estatal rusa Rosneft, según un documento que dio a conocer el Latin American Herald Tribune, donde Rosneft admite que controla el 49,99 % de las acciones de Citgo.

Si Citgo o Pdvsa incumplieran con el pago del millonario préstamo, la compañía estatal rusa Rosneft podría terminar siendo dueña de importantes refinerías de petróleo y oleoductos en Estados Unidos.

Hay que recordar además que recientemente ante un posible default por parte del régimen de Maduro, el Gobierno de Estados Unidos decidió permitir que los tenedores de bonos de Pdvsa 2020 puedan reclamar el cobro de su garantía en caso de que Venezuela incumpla con los pagos. Con ello podrían apropiarse de acciones de Citgo.

El Pdvsa 2020 es el único bono de la petrolera estatal venezolana que no está en default, porque precisamente el Gobierno de Maduro está evitando perder la mayoría accionaria de Citgo.

Citgo: el tesoro ante el default

Venezuela ha entrado en default “por todos lados”. Los acreedores que aún esperan por su pago también están detrás de Citgo, tal como lo está Crystallex.

Un reportaje de la BBC reveló que expertos legales y financieros anticipan que ante un impago se iniciará un complicado proceso de maniobras legales para cobrarle a Venezuela.

“Citgo posee tres refinerías en Estados Unidos y sería el principal objeto de deseo de los acreedores”, señalaron los especialistas.

“El más llamativo activo es la empresa de refinación y distribución de combustible basada en Estados Unidos, Citgo, la sexta refinería más grande del país, con instalaciones en los estados de Luisiana, Illinois y Texas y decenas de miles de estaciones de servicio”.

Pero ante todo esto, el economista Luis Oliveros señaló: “el último que llegue a cobrar, no va a cobrar porque todos los afectados por impago de Venezuela van detrás de Citgo y de los pocos activos que tiene el país en el exterior”, concluyó.

Según Oliveros, conocer cuánto vale Citgo es una discusión constante entre los economistas, pero, según sus estimaciones, si Venezuela hoy decidiera vender Citgo para pagar sus deudas, no recibiría más de USD $4.000 millones, de los cuales la mitad es de Rosneft y la otra mitad para pagar todas las deudas pendientes. A Venezuela le quedaría “muy poco”.



Fuente