En Nicaragua los paramilitares de Ortega han llegado incluso a incendiar una casa con una familia adentro.

En Nicaragua llevan meses enfrentándose a los matones de Daniel Ortega. Los manifestantes han hecho barricadas a la entrada de las ciudades y se las han tumbado. Han salido a marchar y los han reprimido a tiros. Intentaron negociar y el tirano los dejó esperando. Pero además de que nada ha funcionado hasta ahora, la represión es cada vez más brutal y los hombres de Ortega están cada vez más organizados.

En el podcast de hoy le contamos sobre la valentía de los nicaragüenses que, a pesar de los centenares de muertos que van en estos meses de protestas, siguen dispuestos a salir a las calles y enfrentarse al tirano. El invitado de hoy es el empresario Irving Cordero, quien asegura que la gente se mantiene con ánimo y sobre todo los jóvenes siguen con fuerzas para intentar, hasta el final, sacar a Ortega del poder y dejar de ser esclavos.

Para un tirano siempre será importante tener unas fuerzas criminales que lo protejan y causen miedo entre los rebeldes. En Venezuela los colectivos han jugado un papel muy importante, incluso se dice que estas hordas de hampones ya se le salieron de las manos a Nicolás Maduro y hacen lo que quieren, algo que era de esperarse cuando se le dan armas y poder a delincuentes.

En Nicaragua son también los paramilitares los que durante las protestas han disparado a los jóvenes, tienen francotiradores, han quemado casas con gente adentro y se han atrevido incluso a atacar iglesias y a herir sacerdotes. ¿Qué tienen en común los paramilitares de Venezuela y los de Nicaragua?

En el podcast de hoy respondemos esa pregunta y discutimos también sobre quién puede estar rodeando a Ortega y apoyándolo para que se quede en el poder cuando incluso los sandinistas y los empresarios le han retirado su apoyo.

En Nicaragua los paramilitares han llegado incluso a incendiar una casa con gente adentro. EFE/Esteban Biba





Fuente