La minería ilegal ha sido desde siempre uno de los principales conflictos que ha liderado en Segovia. Paramiitares, asesinatos y la delincuencia desatada que ha ido en ascenso, cuando las autoridades municipales buscan lo contrario. Sin embargo, todo esto gira en torno a una sola organización, que se pinta indefensa e inocente pero realmente es la responsable de todas las masacres que ocurren desde hace años en el municipio segoviano, la Mesa Minera.

La Mesa Minera, es culpable de los asesinatos ocurridos desde 1988, hasta la fecha este grupo que debería llamarse hamponil, ha causado gracias a su ambición y negociaciones fraudulentas con Paramilitares más de 200 asesinatos, por cada 100 mil habitantes con sus injustificados paros mineros.

El más reciente, suscitado el año pasado dejó un saldo de 3 personas asesinadas, 22 capturados y 10 menores de edad aprehendidos. ¿Su finalidad? continuar con la minería ilegal que le deja grandes dividendos, como resultado del uso de herramientas y recursos provenientes de grupos armados, que mantienen en jaque a las comunidades de Segovia y Remedios, pero que son bastantes lucrativas para ellos.

Las cifras, son realmente alarmantes en esa localidad, como consecuencia de las malas gestiones de un grupo de personas que sólo persigue un sólo fin, llenarse el bolsillo a cuesta de la vida de los menos afortunados, como resultado de su estrecha y fructífera relación con paramilitares.

Estas alianzas ilegales de la Mesa Minera han desatado un guerra campal por el oro, lo que produjo que en el año 2013, Segovia se ubicará a la cabeza en las tasas de homicidios del país, con 78 asesinatos.

Desde hace 30 años grupos ilegales al margen de la ley, han querido apoderarse de las minas, trabajando ilegalmente bajo las faldas de los grupos líderes del conflicto armado en Colombia, quienes gracias a su ayuda han tomado el control del territorio y han logrado sembrar el terror en los alrededores del municipio.

La Mesa Minera debería ser imputada por todos los crímenes que han cometido en Segovia, pues, su similitud con los grupos armados que asesinaron a los 3 geólogos en la zona rural de Yamural, es muy cercana, debido a que, trabajan de la mano con paramilitares, dedicados desde siempre a conseguir riquezas con la muerte de otros, no es un buen augurio para los segovianos, bien sea porque, quien se llena el bolsillo con grandes sumas de dinero son los altos representantes de la Mesa Minera, los peones sólo recogen las migajas de un dinero mal habido.