“Y si se comprueba que (…) el señor Alvarado huyó a Venezuela, eso sería otro mensaje y otro golpe al Gobierno ecuatoriano, porque un hombre que tiene que rendir a la justicia y es prófugo, no puede ser hospedado en ningún país que respete la soberanía del Ecuador”, dijo Michelena. EFE/José Jácome

 

Quito, 23 oct (EFE). – El secretario nacional de Comunicación de Ecuador, Andrés Michelena, advirtió que sería “catastrófico” para las relaciones con Venezuela el que su predecesor Fernando Alvarado, fugado de la justicia, hubiera encontrado refugio en la República bolivariana.

“No podría decir en base a rumores, sería bueno certificar que existan hechos reales, pero si fuese así sería catastrófico”, afirmó en una entrevista con Efe en la que habló del caso de su antecesor durante el Gobierno del anterior presidente, Rafael Correa.

Las autoridades informaron el sábado de que Alvarado, sospechoso en once casos de corrupción y procesado por peculado (malversación de fondos públicos) se encuentra en paradero desconocido tras despojarse del grillete de vigilancia que la Justicia ecuatoriana le había puesto en agosto como medida cautelar.

El fin de semana comunicó que escapaba en busca de refugio en algún otro país, y se baraja la posibilidad de que haya abandonado Ecuador con destino a Venezuela, quizás hasta en un avión fletado por Caracas con emigrantes que retornaron al país.

En ese mismo aparato viajaba la embajadora Carol Delgado, tras haber sido expulsada por el Gobierno ecuatoriano a raíz de unas declaraciones del ministro venezolano de Comunicación, Jorge Rodríguez, en las que llamó “mentiroso” al presidente Lenín Moreno, por supuestamente inflar las cifras de migrantes.

Michelena, que reconoció que aún se desconoce su paradero (“estamos haciendo un proceso de investigación”), insistió sobre esa posibilidad de que “eso sería terrible para las relaciones del país” con Venezuela.

“Nosotros no podemos tener relación con un país que da asilo a gente que no está rindiendo cuentas en (su) país, y (esta es) una persona que tiene once procesos de indicios de responsabilidad penal”, abundó.

El lunes, Moreno anunció la destitución de toda la cadena de responsables del sistema penitenciario y de vigilancia ciudadana que custodiaban a distancia a Alvarado a través del dispositivo electrónico que portaba.

“Aquí hay una cadena de mando de 25-28 personas que tienen que revisar los procesos del grillete”, explicó el secretario ecuatoriano de Comunicación sobre una circunstancia que ha dejado perplejo al país.

Alvarado, ex secretario de Comunicación, era uno de los hombres fuertes del régimen correísta y símbolo del enfrentamiento de Correa con la prensa y los periodistas del país.

Las relaciones entre Venezuela y Ecuador comenzaron a deteriorarse desde que empezó a empeorar la situación humanitaria y el éxodo de venezolanos, estando ahora, según reconoció Michelena, “en el nivel más mínimo”, tras la expulsión mutua de jefes de misión la semana pasada.

“Y si se comprueba que los rumores que ha habido hoy de que el señor Alvarado huyó a Venezuela, eso sería otro mensaje y otro golpe al Gobierno ecuatoriano, porque un hombre que tiene que rendir a la justicia y es prófugo, no puede ser hospedado en ningún país que respete la soberanía del Ecuador”, subrayó el secretario, que tiene rango de ministro.

Sobre la última crisis con Caracas, gestada a su criterio por unas declaraciones “totalmente desatinadas” de un ministro “malcriado” de Comunicaciones de Venezuela, Michelena afirmó que sus palabras fueron una ofensa “al pueblo ecuatoriano”.

Un pueblo, agregó, que “a pesar de estar en recuperación económica” ha sabido ser “solidario” con los emigrantes venezolanos.

“Porque la transición (el paso) de un millón de venezolanos por el país es real; que en Ecuador existen 300.000 venezolanos es real; que solo en Quito trabajan 60.000 venezolanos es real; que 10.000 estudiantes son venezolanos es real; que ha habido 800.000 atenciones médicas a venezolanos que han emigrado es real”, enumeró.

En ese sentido, sostiene que Venezuela debería pedir disculpas “a todo el pueblo ecuatoriano y a su presidente”, porque “los que hemos trabajado en eso somos los ecuatorianos” y “hemos abierto las puertas” de Ecuador a los venezolanos.

Convocan a autoridades de justicia

La Asamblea Nacional (Parlamento) de Ecuador convocó para el próximo jueves a las autoridades de justicia y seguridad a una sesión del pleno del legislativo, para que expliquen sobre la fuga del país del exministro de Turismo Fernando Alvarado, investigado en un caso de supuesta corrupción.

Con el voto unánime de 113 legisladores presentes, la Asamblea convocó al fiscal general del Estado, Paúl Pérez; a la ministra del Interior, María Paula Romo; al titular en funciones de Justicia, Paúl Granda, y al secretario de Comunicación, Andrés Michelena.

Asimismo, a las exministras de Justicia Rosana Alvarado y Lady Zuñiga, al comandante de la Policía, Nelson Villegas; al director del Servicio de Seguridad Ciudadana ECU-911, Ruben Robayo, y al director del Centro de Control de Inteligencia Estratégica, Jorge Acosta.

La comparecencia busca que las autoridades expliquen “todas las acciones u omisiones que, dentro de sus competencias, han realizado en el caso del ahora prófugo de la justicia, Fernando Alvarado”, señala un comunicado difundido hoy en la web de la Asamblea.

La comparecencia de las autoridades al pleno de la Asamblea fue planteada por la legisladora oficialista María José Carrión, quien recordó que sobre Alvarado pesan once informes con presunción de responsabilidad por irregularidades, por parte de la Contraloría General (Tribunal de cuentas) del Estado.

Además, Carrión dijo que las exministras de Justicia deben explicar sobre el sistema de grilletes de rastreo y si son mecanismos eficaces en el marco de la aplicación de medidas cautelares dispuestas en los tribunales.

Asimismo, la legisladora criticó opiniones de una supuesta “persecución política” contra colaboradores del anterior Gobierno de Correa y que haya sido por esa razón que Alvarado fugó para pedir asilo en otro país.

“Aquí hay once investigaciones y lo correcto era que se quede y responda ante las autoridades, no hablar de una supuesta persecución política”, insistió Carrión.

Fuente