Bolsonaro es un hombre sin susceptibilidades o sentimentalismo baratos. (Facebook)

La primera vuelta presidencial de Brasil está prevista para este domingo 7 de octubre. Sin embargo, las elecciones no se limitan al territorio nacional. Incluso artistas internacionales se han sumado a la campaña, pero en contra del candidato Jaír Bolsonaro.

Han habido marchas y campañas en redes sociales bajo el lema “#EleNao” (él no), a través de las cuales se proyecta que las mujeres están contra Bolsonaro de manera unánime, cuando en realidad las estadísticas dicen lo contrario, tras el atentado contra su vida, Bolsonaro lidera encuestas entre pobres y ricos, hombres y mujeres.

Por ello, Ana Campagnolo, historiadora, candidata a diputada estatal por el Partido Social Liberal (el partido de Bolsonaro), le explicó al PanAm Post que #EleNao no se trata de una iniciativa llevada a cabo por mujeres autónomamente, sino por feministas, es decir, personas (hombres, mujeres y personas no conformes con su sexo biológico, que consideran una imposición social) ideologizadas que buscan no la defensa de derechos individuales, de las mujeres como personas, sino derechos colectivos, o sea privilegios y prebendas.

Hay campañas y marchas con el nombre #EleNao, ¿esta iniciativa representa a las mujeres?

Las mujeres que se levantan contra el Bolsonaro representan una pequeña parte del electorado. Son una minoría ruidosa.

Los artistas preocupados por privilegios estatales, profesoras y universitarias de izquierda y militantes feministas tiran del movimiento contra Bolsonaro.

La mayoría de las mujeres comunes, sin embargo, apenas se interesa por la política. Y la mayoría de las que se manifiestan está con Bolsonaro. Las encuestas lo han mostrado en las intenciones de voto. El movimiento en su contra es solo una agitación desesperada que, según los análisis recientes de la Folha de São Paulo, solo hace que el nombre de Bolsonaro crezca aún más en las encuestas.

¿Qué opina de las artistas nacionales, pero sobre todo internacionales (como Madonna y Cher) que critican a Bolsonaro? ¿Están desinformadas o son instrumentos políticos?

La manifestación de personalidades como Madonna no sorprende, pero también es inocua. Toda la agitación que Madonna catalizó contra Donald Trump, por ejemplo, fue inútil y caricatural. Lo mismo ocurre contra Bolsonaro. Son actrices y estrellas que probablemente no leyeron un solo libro de historia o ciencia política en el último año y se consideran aptos para dar consejos electorales.

El primer error es considerar que estos artistas tienen competencia para opinar dignamente sobre política nacional o internacional. El segundo error es encontrar que lo hacen por amor al país. No pasan de instrumentos de una agenda política.

Como historiadora, ¿qué nos puede decir sobre el impacto del Foro de São Paulo y qué representa la candidatura de Bolsonaro para revertirlo?

El Foro de São Paulo es una organización latinoamericana que busca la concretización de la hegemonía izquierdista. Fundado en 1990, fue escondido por décadas, negado y omitido por Lula, Dilma, Fidel, Chávez, Morales y sus aseclas. Viene siendo denunciado hace décadas por intelectuales como Olavo de Carvalho, pero solo ahora llegó al conocimiento del pueblo.

El fenómeno Bolsonaro es una reacción popular al proyecto de poder del Foro de São Paulo. La agresividad izquierdista catalizó la revuelta del pueblo y Bolsonaro es el único candidato que encaja en la demanda del pueblo. La indignación de los ciudadanos es proporcional a las ambiciones de poder de los petistas, solamente Bolsonaro tiene la firmeza necesaria para defender al pueblo.

La elección de Bolsonaro representa el aplastamiento de la cabeza del Leviatán que aún resistió mal matada tras el impeachment de Dilma y tras prisión del examotinado Lula.

¿Cómo responden a los ataques y cuestionamientos?

Respondemos a los ataques difamatorios que Bolsonaro ha sufrido presentando el contexto detrás de cada declaración polémica cedida por él. Hemos probado, sin espacio para dudas, que es el único candidato totalmente desligado del sistema corrupto orquestado en Brasilia. Odiado por todos los políticos fangosos, Bolsonaro representa el último suspiro de honestidad política.

¿Por qué las feministas le temen tanto a Bolsonaro?

Primero, porque Bolsonaro es un hombre sin susceptibilidades o sentimentalismo baratos. Él representa el modelo de masculinidad que las feministas quieren destruir: hombre altivo, firme, con autoridad, padre de hijos criados por su familia y no adoctrinados desde el Estado, decente, monógamo, cristiano, defensor de la autodefensa y proveedor.

En segundo lugar, porque se levanta contra las pautas más fetichistas del movimiento feminista: aborto y cuotas de género. Al ser el primer y único candidato a declarar veto a los proyectos abortistas, se vuelve enemigo número uno de las mujeres de izquierda.

¿Por qué, como mujer, considera que no hay nada que temer?

Porque no se dobla a las falacias feministas por más sentimentalismo que ellas inviertan. Bolsonaro está blindado contra esos discursos.

Como mujer que defiende la vida desde la concepción, que no acepta el aborto y que no necesita cuotas o acciones afirmativas. Estoy segura de que no hay nada que temer. Creo que un Gobierno bolsonarista nos traerá un salto en la calidad de vida y en la seguridad pública sin interferir en ninguna libertad individual.



Fuente