Los cuatro puntos de reforma de la Constitución peruana que serán consultados al pueblo están referidos a: la conformación de la Junta Nacional de Justicia, sobre el financiamiento de organizaciones políticas, el regreso a la bicameralidad en el Congreso y la no reelección inmediata de congresistas. (La Mula)

Todo está listo en Perú para el referéndum constitucional propuesto por el presidente Martín Vizcarra y programado para el mes de diciembre.

Tras once horas de debate, el Congreso aprobó por unanimidad los cuatro puntos de reforma de la Constitución peruana y que le serán consultados al pueblo de ese país.

Se trata de la reforma sobre la conformación de la Junta Nacional de Justicia, sobre el financiamiento de organizaciones políticas, el regreso a la bicameralidad en el Congreso y la no reelección inmediata de congresistas.

Las bancadas se habían comprometido a que las iniciativas sobre las reformas constitucionales se aprobaran máximo este jueves 4 de octubre para que puedan consultarse en un referéndum, que se realizaría el próximo 9 de diciembre.

“El referendum es un eslabón más hacia arriba, pero todavía hay mucho por hacer”, afirmó a PanAm Post, Luis Nunes, analista político e internacionalista.

“La ciudadanía está a la expectativa de que algo cambie, quiere una reforma política y el presidente en su discurso del 28 de julio dio esos cuatro puntos para modificar la Constitución”, recordó Nunes.

“Sobre el punto de volver al sistema bicameral, me parece muy interesante, tener dos cámaras en un país con instituciones débiles son una puerta de entrada para que las leyes que se aprueben sean bien revisadas y aprobadas”, señaló el analista político.

“Sobre la no reelección de congresistas, tengo mis dudas; primero porque en Perú realmente reelegir congresistas no es un punto fundamental, porque solamente se reeligen alrededor del 20%, y hay congresistas con experiencia que van a dejar de serlo por haberse aprobado esto”, criticó.

“Pero parece que la norma debe ser reglamentada y quizás ahí los congresistas la aprueben a partir del siguiente período, o sea estamos hablando del 2026 para que no les afecte la ley en el 2021”, agregó.

Nunes señaló que el próximo 9 de diciembre ganará “mayoritariamente el sí”, pero no será suficiente para que cambie la política en Perú.

“No solamente con reformas se arregla el país en cuanto a leyes, hay que tener también una actitud de la ciudadanía de hacerle mayor seguimiento a las autoridades cuando son elegidas. No soy muy optimista con que este referéndum cambie la historia política del Perú, aunque mucha gente cree que la consulta va a resolver muchas cosas, yo no lo creo así, yo creo que la reforma política debería ser mucho más integral y solo se están tocando cuatro puntos de ella”, agregó.

“Aquí está pendiente desde hace varios años una reforma electoral que no termina de concretarse. Hay que reformar desde la educación cívica que se ha perdido mucho, hasta un fortalecimiento de las instituciones. Las instituciones en el Perú están pegadas con baba y cualquier ventarrón las puede tumbar. Hasta ahora esperemos que el referendum ayude, pero no va a ser algo significativo”, sentenció.

Las propuestas para el referéndum

Y es que la consulta popular  propone la bicameralidad e igualdad de participación de hombres y mujeres. Con la modificación de 45 artículos de la Constitución, Vizcarra busca configurar un Congreso con dos cámaras: una de 30 senadores, que apruebe el presupuesto público y designe a funcionarios de alto rango; y otra de 100 diputados, que inicie investigaciones, entre otras atribuciones. Ambas cámaras tendrían la facultad de presentar proyectos de ley, pero el Senado deberá ratificarlos.

Según la iniciativa, la presidencia del Congreso deberá ser ejercida por el presidente de la cámara de senadores desde la instalación y durante la primera legislatura, alternándose con el presidente de la cámara de diputados en cada año del período parlamentario, que comprende dos legislaturas.

Sobre el financiamiento privado que reciben los partidos, el Ejecutivo presentó un proyecto que, en teoría, busca garantizar la transparencia de los aportes que reciben las coaliciones, no solo durante las campañas electorales, sino también durante el período ordinario.

Para ello pide que se modifique el artículo 35 de la Constitución con el objetivo de establecer que “los aportes no declarados se presumen de fuente prohibida”.

También plantea que a las agrupaciones se les prohíba recibir, de manera directa o indirecta, aportes anónimos, de origen ilícito o de personas naturales condenadas por delitos contra la administración pública, tráfico ilícito de drogas, minería ilegal, tala ilegal, trata de personas, lavado de activos, terrorismo o crimen organizado.

La tercera propuesta establece la prohibición de la reelección inmediata de congresistas, modificando el artículo 90 de la Constitución a fin de agregar el párrafo: “los congresistas no pueden ser reelegidos de manera inmediata para un nuevo período”.

El mandatario sustenta dicha posición basado en que, en Perú, esta restricción rige para el jefe del Estado, gobernadores regionales y alcaldes, más no para legisladores. Señala que uno de los varios objetivos es impulsar “la renovación política”.

Fuente