Henry Ramos Allup representa a la “oposición” que le ha dado aire a la dictadura de Maduro. Ahora quiere que los venezolanos participen en el referendo convocado por el tirano. (Vicepresidencia)

Una vez más en Venezuela se discute acudir a unas fradulentas elecciones para modificar la Constitución. Una situación con la que el régimen, a través de los poderes chavistas Judicial y Electoral, pretende, finalmente, instaurar una Carta Magna a su “imagen y semejanza”.

En el país suramericano, que no cuenta con un organismo electoral imparcial, se discute la posibilidad de que se lleve a cabo un referendo para modificar la Constitución de la mano de la chavista e ilegítima Constituyente.

Parece increíble que en la nación gobernada por Nicolás Maduro se esté planteando el hecho de salir a votar en un referendo donde el chavismo tiene, como siempre, todas las opciones de ganar.

Ya la oposición venezolana había asumido en conjunto no participar en comicios hasta contar con otras autoridades en el CNE; sin embargo, esa misma oposición ahora se contradice y analiza la idea de acudir a unos comicios ilegítimos convocados por una Constituyente que ha sido repudiada y desconocida por el mundo.

Henry Ramos Allup, secretario general de Acción Democrática y diputado a la Asamblea Nacional, aseguró que si el Gobierno de Maduro somete a referendo una nueva Constitución, los venezolanos deben participar para rechazar la propuesta.

“Esto lo digo sin temor, sin ninguna duda: si el Gobierno presenta el proyecto de Constitución a referendo, todos los venezolanos debemos votar en contra”, comentó.

El dirigente opositor, que hizo el anuncio este jueves durante una asamblea realizada en el estado Aragua, considera que el proceso electoral es una oportunidad para ganarle al Gobierno de Venezuela.

Pareciera que al dirigente opositor se le olvidó que en el país suramericano ha quedado demostrado que no existen alternativas electorales, pues no sería la primera vez que el régimen se inventaría votos para lograr una victoria.

Hay que recordar los pasados comicios presidenciales, cuando el fraude electoral se caracterizó por trampas y escasez de garantías democráticas, sobre el cual el Observatorio Electoral Venezolano emitió un informe en el que denunció que las elecciones presidenciales fueron ilegítimas.

Ante la posibilidad de un referendo constitucional, la alianza ciudadana Soy Venezuela rechazó la propuesta, pues alega que en principio es ilegal porque “sería aprobada por la ilegitima ANC”.

“Tanto el régimen, como algunos voceros opositores, han venido asomando la posibilidad de realización de un referendo aprobatorio sobre una pseudoconstitución que elabora la espuria Asamblea Nacional Constituyente, y públicamente han invitado a participar en esa eventual consulta, Soy Venezuela como alianza opositora, rechaza tal desatino político y jurídico”, indicó en un comunicado.

Por último, expresaron que los venezolano están en el deber de “rechazar, desautorizar y negarse contra cualquier iniciativa del régimen que busque hacernos ver que una nueva constitución entrará en vigencia, sea o no convocada su consulta popular”.

No podemos como ciudadanos venezolanos cohonestar, actuar y obedecer un régimen que niega los valores republicanos y democráticos.

Para nadie es un secreto que la Asamblea Nacional Constituyente, órgano dispuesto por el chavismo para cambiar la Constitución de Venezuela, es un ente írrito conformado tras un fraude electoral. Todas sus acciones son ilícitas luego de que fuera instaurada en contra de los establecido en la Constitución venezolana y el pueblo no fuera consultado.

Hasta la fiscal general de Venezuela en el exilio, Luisa Ortega Díaz, alertó al país y propuso a la legítima Asamblea Nacional de Venezuela impulsar una enmienda constitucional que impida “que nos quiten nuestra Carta Magna”.

“No podemos quedarnos de brazos cruzados, pero tampoco podemos convalidar el fraude constituyente”, señaló.

Nueva Constitución: nuevos poderes para Maduro

La nueva Constitución en Venezuela, modificada por la Asamblea Constituyente, traería como trasfondo instalar una Carta Magna hecha a la medida de la dictadura en Venezuela.

El borrador o propuesta aún no ha circulado libremente en el país para que todos los venezolanos estén al tanto. Sin embargo, en uno de los ejemplares que se ha dado a conocer, se incorporan tres nuevos artículos relacionados con la “Defensa del texto constitucional de la República Bolivariana de Venezuela”, en los cuales se califica como “traición a la patria” el grueso de las iniciativas que los opositores han venido ejecutando.

De incorporarse los cambios, “el venezolano que realice gestiones ante cualquier Estado u organismo internacional, dirigidas a la intervención de Venezuela por un país o Estado extranjero” será procesado por el delito antes mencionado, el cual acarrea entre 20 y 30 años de cárcel.

La misma suerte correrá quien “ejerza acciones dirigidas a lograr el cerco internacional de la República en el orden financiero, comercial y de cualquier otra naturaleza, orientados a perturbar la producción, distribución e intercambio de alimentos, medicamentos o cualquier otro bien o servicio necesario para resolver problemas de alimentación, salud, educación, recreación o cualquier otra necesidad del pueblo, con la finalidad de generar conflictos que se asuman como justificación para la intervención de la república por un país o Estado extranjero”.

Asimismo, aunque el derecho a manifestarse continuaría siendo reconocido formalmente, será seriamente restringido de aprobarse el tercer y cuarto numeral del nuevo artículo 409, los cuales califican como “traidores a la patria” a quienes busquen “perturbar el normal funcionamiento” de centros de salud, educativos, organismos públicos o la circulación vehicular y peatonal.

En el borrador, de 167 páginas, también se propone que los extranjeros que sean señalados de participar en alguna de las acciones antes mencionadas sean expulsados del país, y en el caso de tener la nacionalidad venezolana les será revocada.



Fuente