La exiliada fiscal general de Venezuela, Luisa Ortega Díaz, afirmó tener pruebas suficientes para que el dictador Nicolás Maduro sea condenado ante la justicia internacional.

“Tengo los expedientes y pruebas de las investigaciones sobre corrupción que abrimos en el Ministerio Público y todo lo necesario para que un juez imparcial condene a los culpables”, aseguró.

Asimismo, señaló que tiene declaraciones de testigos, pericias y consultas a bancos e instituciones financieras. “Tengo datos concretos de operaciones, cobros, montos, testaferros y bienes que revelan la responsabilidad” de Maduro y del constituyentista Diosdado Cabello.

“Las personas que detentan el poder en Venezuela han hecho un negocio de la miseria, el hambre y la enfermedad de nuestro pueblo”, dijo.

“Emprendí esta cruzada internacional para develar ante el mundo las acciones de esa secta política”, añadió la fiscal, al mismo tiempo en que aseguró que a pesar de que sabe que su “integridad física está amenazada” por el régimen, eso no la “va a parar”.

“Ahora el Ministerio Público se utiliza para perseguir a la disidencia. La persona que usurpa mi cargo ha desmontado el funcionamiento de la institución y amenaza a los funcionarios para que inventen casos y ordenen el encarcelamiento de personas inocentes”, denunció.

Luisa Ortega Díaz comentó que está comprometida “con hacer justicia contra los que sometieron a los venezolanos a las más perversas calamidades. Es un futuro que debemos construir todos los venezolanos desde los espacios que nos corresponda. No vendrá nadie a liberarnos de este mal Gobierno: debemos hacerlo con nuestras propias manos y convicciones”, añadió.

La fiscal general huyó de su país tras ser acusada de traición por el Gobierno de Maduro luego de oponerse a las medidas del Tribunal Supremo de Justicia y a la creación de una Asamblea Nacional Constituyente chavista.

Fuente: www.es.panampost.com