El presidente de Bolivia, Evo Morales, llegó el pasado sábado 16 de septiembre a Venezuela para respaldar al dictador de este país, Nicolás Maduro, en la jornada de solidaridad con Venezuela.

El mandatario boliviano llegó acompañado del canciller Fernando Hunacuni para participar en la jornada internacional “Todos somos Venezuela”, actividad política que tiene como objetivo planificar una agenda de políticas “en solidaridad con el país” ante una supuesta agresión imperialista.

La jornada que se llevará a cabo del 16 al 19 de septiembre en el teatro Teresa Carreño, de la capital venezolana, también reimpulsará el diálogo entre la oposición venezolana y el Gobierno de Maduro.

“La mejor ayuda para Venezuela es el respeto a su soberanía y la solidaridad para acompañar el diálogo democrático entre Gobierno y oposición”, expresó el presidente Evo Morales mediante su cuenta oficial de Twitter.

“Presidente Trump, no puede tratar a colegas latinos como si fueran sus obreros. Cada presidente representa a la soberanía y dignidad de su pueblo”, añadió.

El presidente de Bolivia ha sido uno de los más fuertes aliados del régimen de Maduro, y un fuerte crítico de los Estados Unidos. Morales ha manifestado en diversas ocasiones lealtad absoluta al dictador e incluso ha sugerido expulsar al encargado de negocios de Estados Unidos en Bolivia, Peter Brennan, luego de que este realizara comentarios sobre Venezuela y dijera que “ojalá Bolivia nunca llegue al punto en que está Venezuela”.

El presidente de Bolivia también tiene previstas otras actividades con la comunidad internacional, como con representantes del CAF-Banco de Desarrollo de América Latina y del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), además del secretario general de la ONU, António Guterres.

Asimismo, Morales visitará al mandatario argentino Mauricio Macri el 28 de noviembre y tiene planeadas visitas a Paraguay, Brasil, Suiza e Italia, según indicó el canciller boliviano, Fernando Huanacuni.

 

Fuente: es.panampost.com