Rafael Ramírez, representante de Venezuela ante la ONU, el mismo que presidió la estatal petrolera PDVSA por una década, dijo que advirtió al fallecido expresidente Hugo Chávez de la “tormenta” que se avecinaba en el país suramericano.

Ramírez, quien llevó a la estatal petrolera a una crisis sin precedentes y que estaría relacionado con actos de corrupción y lavado de dinero, intentó a través de un artículo publicado en el portal chavista Aporrea “limpiar” sus culpas ante la crisis económica que enfrenta Venezuela.

“Quien pretenda desvincular nuestra gestión de la mano y dirección del Comandante Chávez, o no conocía al Comandante, o miente”, señaló.

La nota titulada “La Tormenta” deja en evidencia que el chavismo internamente no está en su mejor momento. Las diferencias empiezan a salir a flote y las acusaciones también.

Ramírez señaló que ya le había advertido a Chávez en diciembre de 2012 la crisis que vendría para Venezuela: “Le advertimos al presidente que nos afectaba el tema cambiario porque el costo del diferencial lo asumía la empresa (PDVSA). Esto no solo nos encarecía los costos de producción, sino que afectaba el flujo de caja y deuda con proveedores”, dijo.

El funcionario admitió que tuvo que emitir deuda para respaldar la política monetaria del Banco Central de Venezuela (BCV), “entidad que no se revisaba y solo tenía como objetivo mantener el dólar implícito a un nivel establecido por el BCV y el ministerio de Finanzas” política que, a su criterio, no funcionó.

Pero Ramírez va más allá. A través de su cuenta en Twitter también respaldó las críticas del chavista José Vicente Rangel quien el pasado domingo “explotó“en su programa de televisión al afirmar que el costo de la vida en Venezuela es insostenible y que con la crisis económica los venezolanos están “contra la pared”.

A ese mensaje de apoyo se suma otro tuit que revela fricciones adentro del chavismo que desde adentro “lo atacan”.

Pero las declaraciones de Ramírez al lamentarse sobre la crisis económica que enfrenta Venezuela son un descaro, luego de que por 10 años presidiera la estatal petrolera PDVSA, la misma que hoy está en default y con las cuentas en rojo.

Efectivamente, al principio, cuando Ramírez tomó las riendas de PDVSA la empresa era una de las principales petroleras a nivel mundial; sin embargo, fue en sus manos cuando la estatal venezolana empezó a caer “en picada”.

PANAMPOST