Si alguna vez existió el peligro de entregarle la Alcaldía de Santa Marta a algún candidato de cuestionada reputación, la historia vuelve a repetirse con la aspirante Virna Lizzie Johnson, una exfuncionaria imputada por la Fiscalía por haber desfalcado al municipio en 2015.

Su expediente sigue abierto, aún en su campaña apoyada por el exalcalde Carlos Caicedo -también inmerso en su propio escándalo judicial por extralimitar sus atribuciones- y el actual mandatario, Rafael Alejandro Martínez, suspendido de su cargo por 3 meses, en marzo de este año, por influir en procesos electorales de carácter político partidista.

Los delitos contra el erario público, el abuso de poder y el tráfico de influencias parecen ser la fórmula política de Jhonson para hacerse con la Alcaldía.

Como representante legal del Sistema Estratégico de Transporte Público (Setp), bajo la administración municipal de Carlos Caicedo, Jhonson permitió que el consorcio SETP 2015 cobrara 3.000 millones de pesos sin ejecutar obras pautadas para la avenida Santa Rita, que costaban 8.421 millones de pesos, según las actas parciales del contrato No. LPN-001 del 5 de febrero de 2015 que ella misma había ordenado pagar, incluso falsificando las firmas del interventor.

Esa fue la razón por la que la Fiscalía le imputó el delito de peculado por apropiación, a favor de terceros.

En el caso de Caicedo, este modificó el uso de un conjunto de predios bajo un decreto de 2013, para llevarlos a planes de Vivienda de Interés Social (VIS) y de interés prioritario (VIP), además de cambiar el aprovechamiento del suelo, sin que el Plan de Ordenamiento Territorial (POT) le diera esa potestad.

Martínez, por su parte, como alcalde, usó su cuenta de Twitter en 2018 para elogiar a Caicedo en su campaña presidencial y, además, asistió a eventos políticos de aquel aspirante y declaró públicamente a favor de su campaña.

Por eso, la acusación que cursó en su contra en la Procuraduría calificaba su falta como gravísima a título de dolo y eso le valió la suspensión de 3 meses.

Bajo este panorama triangular de corrupción, Virna Lizzie Johnson se presenta ante la ciudadanía como la mejor candidata para administrar los recursos de Santa Marta, sobre los cuales hay serias sospechas de desviación, justamente para buscar garantizar su triunfo el 27 de octubre.

Un terna de armas tomar…