Uno de los múltiples escándalos por corrupción que empantanan la carrera política del actual gobernador de la Guajira, Weildler Guerra, tiene que ver con el pago de favores personales con dineros públicos. Algo lamentable y repudiable, más cuando se trata de una región tan marginada y con tantas dificultades como lo es esta.
La historia es sencilla: Carlos Robles, alias “Kaloy”, rector de la Universidad de La Guajira le adjudicó hace algún tiempo a Weildler Guerra el título de un doctorado que nunca cursó. Es decir, sin haber hecho ningún estudio de esta magnitud, el hoy gobernador de este departamento del norte del país posee dicho cartón.
Pero ¿cómo pagó Guerra dicho favor? Sencillo, una vez posesionado como máxima autoridad de la Guajira gracias a la intervención del otro reconocido corrupto político costeño, Alfredo Deluque, ante el presidente de la república, Guerra le desembolsó a la Universidad de La Guajira de la cual es rector alias “Kaloy”, la “módica” suma de 12.500 millones de pesos sin aparente motivo alguno. Así, de la nada el gobernador decidió donar miles de millones de pesos del erario público, justo a la Universidad que meses antes le había adjudicado un título por estudios que nunca realizó.
De ese tamaño señores son los hechos de corrupción que se siguen destapando en este departamento sin que el gobierno nacional y los organismos de control hagan nada para frenarlo.