Se conoció la matriz de colaboración de la exfiscal Hilda Niño Farfán, quien actualmente se encuentra detenida por sus vínculos con uno de los Mellizos Mejía Múnera. Niño Farfán ha revalado un complot criminal liderado por el exfiscal general de la nación, Eduardo Montealegra y su segundo, Jorge Fernando Perdomo.

1. Carlos Fidel Villamil, exdirector nacional especializado de justicia transicional de la Fiscalía. Según Niño, Villamil fue la persona que coordinó el grupo criminal que buscaba enlodar el expresidente Álvaro Uribe y su hermano Santiago.

2. José Axel de la Pava, magistrado de la Sala de Justicia y Paz del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Barranquilla.

3. Luz Helena Morales Garay, fiscal de la JEP a la que le pidieron la renuncia y excompañera de Niño.

4. Lester María González, magistrada de la sala de Justicia y Paz, del Tribunal Superior de Bogotá.

5. Eduardo Castellanos Roso, exmagistrado de Justicia y Paz, investigado por haberle recibido dinero a alias El Mellizo.

6. José Gilberto Martínez, fiscal 6 de la denominada “Unidad de Justicia y Paz”.

7. Libardo Mora

8. José Obdulio Ortega, fiscal segundo de la Unidad de Lavado de Activos.

9. Andrea Malagón, exdirectora de la Unidad de Extinción de Dominio de la Fiscalía, mencionada en un escándalo de corrupción en Córdoba por el exsenador Otto Bula.

10. Jairo Alonso Mesa

En esta lista llama la atención que Niño nombre a la reputada exfiscal Andrea Malagón,exdirectora de la Unidad de Extinción de Dominio,  esposa del coronel del Ejército Edinson González.

El Tiempo reveló este fin de semana que Niño aseguró que en la Unidad de Extinción de Dominio, cuya cabeza era Malagón, se torcieron casos emblemáticos como el del polémico proyecto inmobiliario Meritage, y que  un par de casos fueron abiertos en esta fiscalía a partir de testigos suministrados por la Regional de Inteligencia Militar n.º 5, a la que estaba adscrito el esposo de Malagón.

Hay que recordar que en el caso Meritage nació tras una disputa entre el señor Iván López Vanegas, extraditado a Estados Unidos en noviembre de 2003, el empresario estadounidense Angel Seda, la Fiduciaria Corficolombiana, Héctor Restrepo Santamaría, alias Perraloca.

En 2016 la mano derecha de Malagón, la fiscal 44 delegada de la Dirección de Extinción de Dominio, Alejandra Ardila Polo, abrió una investigación que tenía que ver con la denuncia de Iván López y que indagaba por los traspasos irregulares del bien donde se construye el proyecto inmobiliario Meritage, luego se abrió un proceso de extinción de dominio.

Pero esta no es la primera vez que nombran a Andrea Malagón dentro de un caso de presunta corrupción. En febrero del año pasado el excongresista Otto Bula denunció  una red que beneficiaba a personas investigadas en procesos de extinción de dominio y la cual aparentemente operaba al interior de la Fiscalía General de la Nación. En este caso Bula nombró al ex vicefiscal Jorge Perdomo, el exdirector del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI), Julián Quintana y la exdirectora de la Unidad de Extinción de Dominio, Andrea Malagón.

En mayo de 2018, Bula declaró que el exvicefiscal Jorge Perdomo envió al cordobés Alfredo Mendoza Fortich para pedirle $6.000 millones a cambio de usar su influencia con Malagón y acabar la investigación. En este caso también aparece nombrada la mano derecha de Malagón, la fiscal Alejandra Ardila.

Otro caso en la lupa de las autoridades es el de los Mora Urrea, más conocido como el caso Supercundi, en el que los abogados ya denunciaron supuestos ofrecimientos de dinero por parte de ex miembros de la Fiscalía.

Un común denominador en este caso es que los exguerrilleros que sirvieron de base para la acusación contra los Mora fueron tramitados a través de la Regional de Inteligencia Militar del Ejército (Rime) n.° 5. Esto, dentro de una operación que se conoció como “Chachachá” y que contó con el apoyo del coronel Edinson González, esposo de Malagón.

Por otro lado, el ente acusador revisa procesos de extinción de bienes vinculados a los narcotraficantes Juan Fernando e Ignacio Álvarez Meyendorff, proceso en el que ha sido denunciada Malagón y en el que estaba involucrado el capturado fiscal Rodrigo Aldana. Hace dos años la W reveló en primicia que Aldana, supuestamente, habría engavetado una investigación en contra de Bula por el bien que la Fiscalía encontró a su nombre en medio de la extinción de dominio a los bienes de los hermanos Alvarez Meyendorff.

También la Fiscalía investiga los hechos que rodearon la entrega de siete apartamentos por parte de Inmobiliaria Umbral Propiedad Raíz S.A., de Medellín, a Otto Bula. Según las indagaciones, los apartamentos le fueron entregados en el Edificio Pentagrama en Bogotá, como parte de un arreglo de cuentas que se originó de un negocio de un lote en Pereira, que estuvo en extinción de dominio.

Otra de las líneas de investigación de la Fiscalía tiene que ver con las relaciones de Bula con la banda La Oficina, más exactamente con Wilmer Alexis Metaute Zapata, alias Pichi Calvo, asesinado en la vía Las Palmas en Medellín.

El general José Ángel Mendoza, director de la Policía Antinarcóticos para la época, señaló que en la camioneta 4Runner de “Pichi Calvo” fueron halladas agendas y documentos que permitieron inferir una presunta relación comercial entre el excongresista Otto Bula Bula y miembros de “la Oficina”.

La directora de la Unidad de Extinción de Dominio de la Fiscalía, Andrea Malagón, declaró (tras el asesinato de Pichi) que por estas razones se ordenó la ocupación y embargo de 34 inmuebles, cinco vehículos, dos sociedades y 645 cabezas de ganado ligadas al político, sus familiares y supuestos testaferros.

Finalmente, investigadores indagan por tres casos de los empresarios Aroch Mugrabi, Reiner Gaitán y el exgobernador de Cundinamarca Álvaro Cruz, en los que ha sido denunciada la fiscal Ardila, mano derecha de Malagón.