El candidato al gobernación de Cundinamarca, Nicolás García es reconocido por ser la mano derecha del exalcalde de Mosquera, Álvaro Rincón y del gobernador de Cundinamarca, Jorge Emilio Rey.

Siendo Rincón, alcalde de Mosquera, y García su secretario de gobierno y luego alcalde, se presentó un escandaloso caso de volteo de tierras en Mosquera; cuando hablamos de volteo, es la modificación de los planes de ordenamiento territorial  -POT- para valorizar de manera artificial la tierra donde sectores políticos tienen sus intereses.

El columnista de la revista Semana, Daniel Coronell publicó una columna titulada “El sucesor del rey”, donde reafirma señalamientos de corrupción por volteo de tierras del gobernador Jorge Rey y de su mano de derecho, hoy candidato a la gobernación, Nicolás García.

Coronell hace énfasis, en que a pesar de las múltiples denuncias y pruebas que existen en contra de Rey, la Fiscalía General de la Nación aún no actúa y es gracias a que durante mucho tiempo lo impidió el exfiscal anticorrupción Luis Gustavo Moreno, ya que el exmagistrado prófugo Leónidas Bustos era asesor millonario de la gobernación de Cundinamarca que preside Rey Ángel.

Nicolás García participó en el esquema de corrupción que permitió que el alcalde de Mosquera, Álvaro Rincón a partir de un presta nombre adquiriera un bien en 800 millones de pesos, y que luego de un cambio en el POT valiera este mismo 3.800 millones pesos, práctica corrupta que también se vio en Funza en la administración de Jorge Rey. Ahora García pretende ser el próximo gobernador apoyado por Jorge Emilio Rey y Álvaro Rincón, los reyes del volteo de tierras en Cundinamarca.