La grave ola de inseguridad que vive actualmente México no hace distinción entre sus víctimas. Así ha quedado demostrado este domingo luego de que fuera asesinado Adolfo Lagos Espinosa, vicepresidente de Televisa, la televisora más grande de Latinoamérica.

Lagos fue interceptado la tarde de este domingo mientras se conducía en bicicleta en la autopista México-Tulancingo. Dos individuos a bordo de camionetas dispararon contra el ejecutivo de 69 años, quien resultó gravemente herido de bala y fue trasladado a un centro asistencial, donde falleció.

La noticia fue confirmada por el Grupo Televisa en su cuenta de Twitter. A su vez lamentaron el fallecimiento de su ejecutivo y extendieron el pésame a su esposa y demás familiares.

Este hecho ha estremecido a las altas cúpulas empresariales y al mismo Gobierno de Enrique Peña Nieto.

Las autoridades detallaron que Lagos Espinosa se encontraba acompañado de su chofer y un escolta en el momento que fue atacado. Sin embargo, no indicaron si el ataque fue directo, un intento de robo o por algún otro motivo. Uno de los delincuentes resultó herido por el ataque que repelió el escolta, pero aún así escapó.

Por su parte, la Fiscalía General de México, sin referirse al fallecido por su nombre completo, indicó: “Lesionado por arma de fuego una persona identificada como Adolfo ‘N’, directivo de un sistema de televisión por cable, quien viajaba en una bicicleta”.

PANAMPOST