El crecimiento de los cárteles de la droga mexicanos incrementa día a día, y no solo dentro del país azteca, sino también sus células se expanden hacia territorio estadounidense según lo revela el más reciente reporte de la Administración de Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés).

En la recientemente divulgada Evaluación Nacional de Amenaza de Drogas de 2017 se detalla que los cárteles mexicanos introducen más droga a Estados Unidos que cualquier otro grupo delictivo.

Según el informe mencionado, seis cárteles mexicanos tienen una importante filtración en Estados Unidos y especialmente en el estado de Texas. Uno de ellos es el Cártel del Golfo, que tiene operaciones en las ciudades de McAllen, Brownsville, Corpus Christi, Galveston, Houston y Beaumont a el grupo criminal trafica marihuana y cocaína.

Sin embargo el vínculo estratégico más importante del Cártel del Golfo se encuentra en Houston, Texas en donde semanalmente este contacto recibe 100 kilogramos de cocaína.

Mientras que el sanguinario cártel de Los Zetas en conjunto con el cártel de Juárez localizan sus operaciones en las ciudades taxanas de Alpine, Midland, El Paso y Lubbock.

Otras sustancias ilícitas que el cártel de Los Zetas trafica hacia el estado de Texas son la heroína y metanfetaminas, mismas que son manejadas por miembros de dicha organización que han asumido su control luego de que dos de sus líderes fueran detenidos meses atrás.

La DEA también detalló que el ahora debilitado Cártel de Sinaloa, que fuera fundado y dirigido por el ahora convicto Joaquín “El Chapo” Guzmán, controla las ciudades de Dallas, Lubbock y Fort Worth.

PANAMPOST