La quinta ronda de renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) sigue desarrollándose en la Ciudad de México entre polémicas y estancamiento de las conversaciones, y es que el país azteca y Canadá han informado que rechazarán la propuesta de EE. UU. en cuanto a endurecer las reglas de origen para el mercado automotriz.

El Gobierno de Donald Trump quiere que la mitad del contenido de todos los automóviles construidos en América del Norte se produzca en EE. UU. y que el requisito de contenido de vehículos regionales se incremente al 85 % cuando el porcentaje actual es del 62,5 %.

Ante esta propuesta, los negociadores canadienses y mexicanos se expresaron en contra, ya que afectaría directamente la manufactura en sus respectivos países. Algunos directivos de organizaciones empresariales de México calificaron la propuesta estadounidense como “insana”.

Matt Blunt, presidente del American Automotive Policy Council, que representa a Ford Motor Co., General Motors Co y Fiat Chrysler, indicó: “No existe ningún producto fabricado en América del Norte que cumpla con este requisito de la regla de origen”.

Trump mantiene su amenaza de abandonar el TLCAN si no se realizan reformas profundas a la regulación del comercio y manufactura automotriz, ya que según él ha declarado en múltiples ocasiones, las normas actuales han perjudicado a los trabajadores estadounidenses.

La actual ronda de renegociación culmina este martes 21 cuando los mexicanos y canadienses abordarán este punto que podría estancar las conversaciones, según indicó el jefe de la negociación mexicana Ken Smith.

Según expertos, el ritmo que traía la renegociación se “desaceleró” en la cuarta ronda, debido a las propuestas de línea dura que ha hecho Estados Unidos y que han sido rechazada por México y Canadá: “No ha habido avances en los capítulos contenciosos”, indicó a la agencia de noticias Reuters una fuente involucrada en las pláticas.

PANAMPOST