El diario del régimen cubano acusa a los Bolsonaro de conspirar con el exilio cubano en colaboración con Trump. (Fotomontaje de PanAm Post)

“Terrorista”, “contrarrevolucionario”, acusaciones de conspiración con el gobierno de los EEUU en complicidad con el presidente electo de Brasil, adornan la portada de la última edición del periódico Granma, el boletín oficial del régimen cubano.

Se refiere a Orlando Gutiérrez Boronat, referente de la Asamblea de la Resistencia Cubana que encabeza el Directorio Democrático Cubano, a quien el diario oficialista llamó “uno de los peores representantes de la mafia cubanoamericana, vinculado a terroristas y asalariados.

Guitiérrez Boronat se reunió con el diputado más votado de la historia de Brasil, Eduardo Bolsonaro, hijo del presidente electo. Se tomaron una foto donde el parlamentario aparece con una camiseta que indica “sé amable, no seas comunista”. Lo cual los voceros del régimen tomaron como una afronta.

Declaran que “sería ingenuo creer que la arremetida de Jair Bolsonaro contra los médicos cubanos para que abandonaran Brasil, no sea parte de un plan mayor, cuyos tentáculos van saliendo a la luz, aun cuando no ha asumido la presidencia”.

“Si Jair Bolsonaro y su hijo Eduardo han fomentado alianzas con personajes como Orlando Gutiérrez y otros terroristas en Estados Unidos, ¿cómo creer que la campaña contra los médicos cubanos en Brasil haya sido solo una iniciativa del nuevo mandatario y no un plan asesorado desde Washington dirigido contra Cuba y Venezuela, fundamentalmente?”, agregan.

Es decir, el hecho que el presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro,  exigió que los médicos cubanos reciban el 100% de su sueldo a cambio de su trabajo, en lugar de lo que sucede en la actualidad, donde el régimen cubano se queda con casi 75% del sueldo de sus médicos y que estos no pueden viajar con sus familias, es asumido por el régimen y sus defensores como un ataque planificado desde la Casa Blanca.

En teoría, el socialismo es la lucha de los trabajadores, del proletario contra el burgués, pero cuando esos trabajadores aportan su “plusvalía” a la revolución y el régimen se transforma en una oligarquía, poner fin de su explotación se denomina “contrarrevolución”.

Esto podría deberse al hecho que las misiones de médicos producen no solo cinco veces más dinero que el turismo – la mayor fuente de ingresos de la isla, después de las remesas que envían los exiliados-,  sino que cumplen un fin ideológico, difundir las obras del régimen.

A través de redes sociales, Eduardo Bolsonaro hizo eco de las denuncias hechas por parte de médicos cubanos donde explican que una de sus misiones era hacer propaganda política y convocar adhesión al partido.

Pero para el régimen la abolición de la esclavitud de los galenos es el primer ataque dentro de una operación internacional. “Todos los días aparece un nuevo eslabón”, declara la nota en el Granma y explica que el presidente electo se reunió con John Bolton, el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca para abordar la situación de Cuba y Venezuela.

“La izquierda se unió y generó una dictadura sanguinaria en Cuba. Llegó la hora de unirnos para deshacer la tontería que hicieron ellos”, dijo en redes sociales Eduardo Bolsonaro, acompañado en una foto de Orlando Gutiérrez, cubano exiliado en EEUU y líder de movimiento por la libertad en Cuba

En vista de la visibilidad que obtuvo el opositor al régimen, la nota del medio oficialista indica “ante la nueva administración estadounidense, Gutiérrez y otros trasnochados de los que viven del miserable negocio de la contrarrevolución, dirigieron un mensaje a Donald Trump para «agradecerle por las nuevas medidas implementadas contra Cuba»”.

“Me llaman terrorista porque tienen que proyectar sobre los que luchamos por la libertad y justicia lo que ese Régimen verdaderamente es”, explicó Gutiérrez Boronat para PanAm Post.

“Este artículo lleno de mentiras y difamaciones de un papelucho totalitario solo dice una verdad: estamos trabajando por una nueva República, con libertad, democracia y derechos humanos para todos los cubanos”, agregó.

Por último, la nota indica que “ese señor y otros latinoamericanos de su estirpe han sido convocados por el diputado ultraderechista hijo del presidente, Eduardo Bolsonaro, a la que ellos mismos llaman una «Cumbre Conservadora de las Américas», que tendrá lugar este 8 de diciembre en Foz de Iguazú, ciudad situada en la triple frontera entre Brasil, Argentina y Paraguay”.

Entre los participantes confirmados están José Antonio Kast, quien fue candidato presidencial de Chile; Orlando Gutiérrez, en representación de la mafia cubanoamericana de Miami; Jorge Jérez Cuéllar, general colombiano de la reserva, y el opositor venezolano, Miguel Ángel Martín.

Aunque no lo menciona el diario oficialista, también estarán presentes jóvenes referentes de Rumbo Libertad, la única oposición venezolana reconocida por Eduardo Bolsonaro, ya que sostiene que el MUD ha sido cómplice para que Nicolás Maduro siga en el poder.



Fuente