l secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, recibió hoy un informe en el que se documentan 106 casos de torturas dentro de Venezuela durante este año, de los que 11 fueron supuestamente perpetrados por gente “con acento cubano”. Las denuncias se incluyen dentro de un informe titulado “La implementación de un sistema torturador”, presentado en la sede de la OEA en Washington por la directora ejecutiva del Instituto CASLA, una plataforma para los estudios de América Latina en la República Checa. EFE/Lenin Nelly

Perdió el respaldo de su partido e incluso solicitan su expulsión. A cambio, el Secretario General de la OEA, Luis Almagro, ahora cuenta con el respaldo de los embajadores de Colombia y EE. UU. para su candidatura a la reelección.

En vista de su crítica abierta al Gobierno de Nicolás Maduro, Almagro, cuya formación política es de izquierda, tiene actualmente más apoyo de la derecha continental que de sus coidearios históricos.

Cuando Almagro se candidatizó en el 2015 y se convirtió en Secretario General, EE. UU. (durante la administración de Barack Obama) no ratificó su respaldo hasta último momento. En ese entonces contaba con el apoyo de 29 (30 cuando EE. UU. respaldó) de los 34 países que votan.

Ahora, bajo la administración de Trump, ya fue anunciado el respaldo con dos años de anticipación. Pues el mandato de Almagro llegará a su fin en mayo 2020 y, por tanto, las elecciones serán posteriores. Durante ese tiempo la polarización política del continente podría afectar la decisión.

En abril de este año, cuando la OEA pasó una resolución para poner un alto las elecciones presidenciales en Venezuela, 19 países votaron a favor, de los cuales México fue uno de los promotores.

Varias naciones del Caribe que reciben fondos venezolanos para infraestructura, además de Venezuela, votaron en contra. Así como aliados políticos del régimen chavista, como Nicaragua y Ecuador, se abstuvieron.

El diplomático de origen uruguayo se formó académicamente como abogado. Fiel a la búsqueda de justicia que su profesión exige, no ha juzgado a las situaciones de acuerdo con el bando ejecutor, sino acorde a quién ha sido la víctima.

Horas antes de anunciar el respaldo de los embajadores de Colombia y EE. UU. a su candidatura, publicó a través de redes sociales el informe que presentó la víspera la organización que preside detallando la persecución política que se vive en Venezuela.

En sus diálogos ha anunciado que la pacificación no ha funcionado y también dijo que no se descarta una acción militar, lo cual provocó que el ala comunista del Frente Amplio, el partido que gobierna Uruguay y del cual proviene Almagro, pida su expulsión del partido.

Ahora, con Jair Bolsonaro próximo a asumir la presidencia de Brasil, y su futuro vicepresidente, el general Mourao que anunció que enviará fuerzas pacificadoras a la frontera de su país, el rol de Almagro será vital con ambos polos de América Latina, con López Obrador en México y la dupla Bolsonaro-Mourao en Brasil.

Pues, para comenzar, en su primera semana de Gobierno, el presidente mexicano anunció que acogerá a 3.000 de los médicos cubanos que se retiraron de Brasil, en vista que Bolsonaro puso como condición que cobren el 100 % de su salario directamente y no a través del régimen cubano que les devolvía menos del 75 % de su sueldo y se quedaba con el resto.

Los cuestionamientos de Almagro se expandieron a toda América. En septiembre de este año convocó a reunirse en Washington a la resistencia cubana a una reunión y declaró públicamente que el régimen cubano sigue impune luego de décadas de abusos contra la población civil.

Luego de reunirse con Almagro,  Orlando Gutiérrez Boronat, del Directorio Democrático Cubano, dijo que “el Secretario Almagro ha tenido una postura de principios, de integridad frente a la defensa de la democracia en la región; sobre todo el caso de los pueblos oprimidos de Cuba, Nicaragua y Venezuela”. Y concluyó que “la raíz del totalitarismo que está en la región sale de Cuba”.

Como prioridad, Almagro resalta a la crisis humanitaria de Venezuela como prioridad amparada bajo la “Responsabilidad de Proteger”. Se refiere no solo a la falta de acceso de suministros básicos, sino a la ola de violencia y el éxodo masivo de venezolanos que altera no solo la demografía venezolana, también a los países de la región.

En lo que va del año, por ejemplo, Ecuador, que ni siquiera tiene frontera con Venezuela, ha recibido a más de medio millón de venezolanos, que en su mayoría llegan a pie, atravesando Colombia.

Por ello, Ecuador ya se ha declarado en emergencia, en vista que el país no puede sostener el flujo de migrantes que sobrepasan las capacidades de la frontera y la ayuda humanitaria que exigen los recién llegados, desde alojamiento hasta comida.

Con una crisis migratoria continental, Almagro deberá poner a prueba su capacidad conciliadora para lograr la reelección y conseguir los 18 votos que requiere, en un continente cada vez más polarizado, donde en el sur está Brasil que se rehusó a financiar el régimen cubano, mientras que en el norte está el Gobierno de López Obrador, quien aceptó financiarlo.



Fuente