El Banco de Inglaterra no autorizó que Maduro retire 1.200 millones de dólares en oro de sus bóvedas, pues no lo consideran el presidente legítimo. (Flickr)

Nicolás Maduro intentó retirar el equivalente a $1,2000 millones de dólares en oro de una cuenta en el Banco de Inglaterra y le fue impedido por las autoridades británicas, quienes no le consideran presidente legítimo.

Esta maniobra financiera expone la encrucijada en la que se encuentra, pues la Reserva Federal de los EE. UU. ya recibió el anuncio que no es más el titular de los bienes financieros; sino Juan Guaidó, presidente constitucional.

Este monto corresponde a una fracción de los estimados $8.000 millones de dólares en las reservas del Banco Central de Venezuela, cuyo paradero es incierto. El Gobierno de los Estados Unidos ahora está tratando de dirigir los activos de Venezuela en el extranjero a Guaido para ayudarlo a aumentar sus posibilidades de tomar efectivamente el control del gobierno.

Luego que el Consejero de Seguridad Nacional de EE. UU., John Bolton, anunció que EE. UU. desfinanciaría al ejército venezolano para que maduro no pueda aferrarse al poder, empezó una cadena de controles y Londres adhirió al protocolo.

Impedir el acceso de fondos de los miembros del ahora ilegítimo gobierno permitirá debilitarlo mientras se desarrolla la transición hacia unas elecciones libres que, según la Constitución, deberán suceder en menos de 30 días.

Por seguridad, el informante del movimiento bancario, no quiso revelar su identidad. Sin embargo, se comunicó con la plataforma de noticias, especializada en finanzas, Bloomberg.

Por su parte, el Gobierno de los EE. UU. asegura que se asegurará que ninguna empresa estadounidense haga negocios con Venezuela y vigilará todo movimiento financiero, incluida la venta y concesión de petróleo del país sudamericano.

Pues sostiene que si se corta el suministro al ejército, Maduro no se podrá sostener. Ya que es el sector del Estado que queda a su servicio, pues la Asamblea Nacional, -el parlamento venezolano-, ya eligió a Guaidó como su presidente.

A su vez, el Consejero de Seguridad Nacional de EE. UU., Bolton, sostiene que la mayoría de los soldados venezolanos no respaldan a Maduro, de modo que sin incentivos económicos se agilizará el proceso.

Ya que está seguro que solo los que están en cargos designados por Maduro, como el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, respaldan al dictador.

Por su parte el Ministro de Asuntos Exteriores del Reino Unido, Jeremy Hunt, expresó que están “muy preocupados por la situación en Venezuela… está claro que Nicolás Maduro no es el líder legítimo de Venezuela”,.

“El Reino Unido cree que Juan Guaido es la persona adecuada para hacer avanzar a Venezuela”, afirmó.

Mientras tanto, el Banco de Inglaterra se negó a comentar sobre el manejo del oro venezolano, alegando que “proporciona servicios bancarios, incluidos los servicios de custodia de oro, a una gran cantidad de clientes” y “no comenta sobre ninguna de esas relaciones”.

Y se ha ordenado a los funcionarios del banco central de Caracas que no intenten ponerse en contacto con el Banco de Inglaterra, ya que no responderán.

 



Fuente