El usurpador no solo había negado que en Venezuela existiera una crisis humanitaria sino que además calificó cualquier ayuda para el país como una “limosna” (Twitter)

Nicolás Maduro que había calificado la ayuda humanitaria como una “limosna” volvió a mentir: primero dijo que Rusia enviaría 300 toneladas de “ayuda humanitaria”,  después anunció que son 7,5 y que no se trata de una donación, sino una compra que pagó con el dinero del Estado.

“Ya están en Venezuela 7,5 toneladas de medicamentos e insumos médicos que pagamos con el dinero de la República para el beneficio del pueblo. Gracias a la cooperación internacional de la Organización Mundial de la Salud y de la Federación Rusa. ¡Victoria contra el Bloqueo Imperial!”, dijo Maduro.

Pero el usurpador no solo había negado que en Venezuela existiera una crisis humanitaria, sino que además calificó cualquier ayuda para el país como una “limosna”; sin embargo, ante la presión internacional y luego de que el presidente (E) Juan Guaidó estableciera el ingreso de alimentos y medicamentos al país, Maduro se vio obligado a hablar de crisis y de ayuda.

De hecho hasta aseguró que aceptará el apoyo de otros países a través de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

“Eso sí la hemos pagado, eso sí con dignidad, de Rusia, de China, de Turquía, del mundo entero, de todos los organismos de la ONU tenemos asistencia técnica, puedo adelantar que hay países del mundo que a través de la ONU están ofreciendo apoyo y nosotros le hemos dicho muy bien, legalmente, ordenadamente, con su certificado”, indicó.

Tras dejar morir a cientos de venezolanos por la escasez de alimentos y medicamentos, Maduro dice que aceptó el ofrecimiento de ayuda “a través de la ONU” para la producción de medicamentos, que se anunciará en “los próximos días”.

Por su parte, la dictadura ha rechazado la ayuda humanitaria que impulsa Juan Guaidó con el respaldo de Estados Unidos y de la comunidad internacional, por considerar que se trata de un pretexto para invadir el país y propiciar un golpe de Estado.

Desde la frontera con Colombia, el presidente encargado Juan Guaidó logró un plan internacional mediante el cual busca llevar ayuda humanitaria a su país. El ultimátum dado por el líder opositor para recibir los suministros vence el sábado y tanto en Cúcuta (Colombia) como en San Cristóbal (Venezuela), lo que ha generado un ambiente de tensión e incertidumbre.

Guaidó dio un ultimátum a la Fuerza Armada ante el inminente ingreso de ayuda humanitaria al país suramericano que se dará “sí o sí”.

El presidente venezolano ha asegurado que será la mayor movilización de la historia del país, donde el pueblo exigirá a los militares que permitan el ingreso de los medicamentos y alimentos que en principio ayudarán a salvar unas 300.000 vidas en peligro de muerte.

Buscando quebrar a la Fuerza Armada, Guaidó ofreció amnistía a los militares que desconozcan a Maduro y les advirtió que impedir el paso de alimentos y medicinas es un “crimen de lesa humanidad”.



Fuente