El Gobierno de Colombia admitió que la masiva llegada de venezolanos perjudica la implementación del acuerdo y el posconfilicto con las FARC.

La canciller colombiana, María Ángela Holguín, se reunió con su homólogo estadounidense Rex Tillerson el lunes 20 de noviembre y confesó que la migración de venezolanos “complica” a Colombia porque representa un “costo adicional grande”.

Ya el presidente Juan Manuel Santos había confesado que Venezuela “es su peor pesadilla” ante la posibilidad de una implosión social que impulse un éxodo mayor de venezolanos hacia suelo colombiano.

“Si hay una implosión en Venezuela, no es que vamos a recibir 500.000 (personas), que es lo que hemos recibido; serán millones y eso va a ser un problema tremendo para el proceso de paz y para Colombia en general”, señaló el presidente Santos.

Estas declaraciones de Santos van en consonancia con lo expuesto por Holguín: “Complica el posconflicto en la medida en que a los recursos que tiene el Estado colombiano para responder a los compromisos que se hicieron en el acuerdo (de paz) -en salud, educación, vías, proyectos productivos- se le suma el costo adicional grande (de) recibir a una cantidad de venezolanos”, explicó.

La canciller analizó con Estados Unidos tanto la “consolidación de la paz” como la crisis humanitaria en el país gobernado por el régimen de Nicolás Maduro.

“Esa preocupación la tenemos desde el primer momento, todos los días se incrementa esa preocupación, a medida que Venezuela no logre encontrar una salida a su crisis, no logre el bienestar de su población, la posibilidad de irse para Colombia es mayor, y también hacia otros países son cifras grandes”, indicó, en referencia a Brasil, Ecuador y Perú.

Holguín estimó que en el último año y medio unos 450 mil venezolanos llegaron a Colombia, pero las cifras extraoficiales son aún más desalentadoras.

La mayor emigración desde Venezuela se da a través de la frontera con Colombia, donde los venezolanos están tratando de salir como sea.

Edgar Pallares, secretario de gobierno de Norte de Santander dijo a PanAm Post que solo del 10 al 15 de agosto entre 3.000 y 4.000 personas cruzaron la frontera desde Venezuela para quedarse en Colombia.

PANAMPOST