El Plan Bolsillos de Cristal de la Fiscalía General, continúa quebrando las riquezas mal habidas de muchos funcionarios públicos, siendo el más reciente el exgerente del Fondo de Adaptación de la Presidencia de la República (2016-2018), Iván Mustafá, quien aumentó descaradamente su patrimonio económico y pensó podría zafarse tranquilamente de la justicia colombiana.

Sin embargo, el santista que por años fue la mano derecha del expresidente Juan Manuel Santos y soldado fiel a la campaña del exmandatario, tenía la firme convicción de que su jugarreta en el desfalco institucional nunca se descubriría, pues claro él se dijo: “busco el apoyo de Santos y no ha pasado nada”, pero no contó con “la astucia” de que la Fiscalía y el actual Gobierno Nacional cortarían rabo y orejas a los delincuentes cuello blanco como Mustafá, porque tenían todo fríamente calculado.

Mustafá, el pasado mes de octubre celebró su cumpleaños por todo lo alto y se disfrazó -de lo que él asegura- su héroe favorito, “Superman”, pero la realidad que lo arropa es que ni La Liga de la Justica entera ni volar, lo podrán salvar de las irregularidades que han sido denunciadas ante el ente de control y menos luego de que junto a su novia, la periodista y actriz Marianella Velilla, en sus redes sociales dejan claro que les sobra bastante la plata.

Pero como de la justicia nadie se salva, será el próximo 25 de abril cuando el centro de servicio de Paloquemao iniciará la diligencia judicial en contra de Iván Mustafá, para que de una vez por todas le explique al país, cómo alguien que era de clase media, llegó a estar tan arriba como en la estratósfera, ambición por lo ajeno –y en este caso peor, del Estado- que lo hizo estrellarse aparatosamente.