La monarquía que hace varios siglos Colombia se sacudió parece haber renacido y tomado fuerza en el municipio Bello, donde familia Suárez Mira (César, Olga y Óscar) han mantenido una especie de reino, 2 décadas de gobierno con la intención de extenderse aún más, con miras a las elecciones regionales del 27 de octubre próximo.

Todos están condenados o bajo investigación y ahí siguen administrando una localidad de 8 mil personas que no han conocido otro estilo de política que no sea la controversial gestión enredada en juicios durante 20 años.

Con sentencia firme y prófugo de la justicia, permanece Óscar Suárez Mira, alcalde entre 1995-1998, mientras su hermano, el actual alcalde de Bello, César Suárez Mira, tras haber estado en casa por cárcel vuelve al ojo del huracán, procesado nuevamente.

Su hermana, Olga Suárez Mira, quien quiere optar al cargo, tampoco se salva y tiene su propio expediente armado en Fiscalía y la Corte Suprema de Justicia.

Las vallas de campaña política de esta última no reseña sus apellidos. Su presunto vínculo con el paramilitarismo y otros grupos delincuentes está asentado en expedientes judiciales, de acuerdo al Observatorio de Paz y Reconciliación.

La Procuraduría también le sigue los pasos por usar la alcaldía para promover su candidatura.

El actual alcalde, César Suárez Mira, también lidia con sus propios asuntos legales. Su hoja de vida reseña una trayectoria de estudio falsa. Uno de los delitos imputados es falsificación de documento público, su título de bachiller.

Pero las investigaciones llegaron a más: solo cursó hasta el tercero de primaria, pero su hoja de vida resaltaba que era abogado e incluso tenía una especialización, según Muñoz.

Por eso estuvo apenas 10 meses privado de libertad con casa por cárcel con momentos de ebriedad en una fiesta de amigos políticos. Un juez de control y garantías lo liberó y lo devolvió a su cargo.

Y mientras tanto, la protagonista de la precampaña, Olga, sin apellidos en ninguna valla, banner u otro aviso publicitario, celebra a escondidas y no da entrevistas a los medios. En una fiesta del año pasado, supuestamente secreta, era la invitada especial, pero un periodista les arruinó la noche.

Los invitados esperaron impacientes a su candidata, pero la entrada en escena del equipo de prensa de Noticias Caracol acabó con su esperanza. Nunca llegó al lugar la hermana Suárez Mira.

“Los Suárez Mira son una dictadura de la corrupción en Bello, han utilizado grupos paramilitares, han utilizado la alcaldía, han utilizado los puestos estatales para mantenerse en el poder, anular la oposición y durante 20 años han desangrado ese municipio”, denunció Ávila en un reportaje a principios de 2018.

Y sí, la idea de esta familia es mantenerse en el poder. Tretas procesales, estrategias comunicacionales y la falta de seriedad judicial parecen abonarles el camino.