Finalmente Estados Unidos hizo justicia en el caso de los “narcosobrinos” de la familia presidencial de Venezuela, quienes fueron condenados a 18 años de prisión tras haberlos declarado culpables por delito de narcotráfico.

Los sobrinos de la primera dama de Venezuela, Cilia Flores, fueron sentenciados en la misma sesión, con acusaciones individuales, tal como lo pidió la defensa. También deberán pagar una multa de 50.000 dólares.

En la audiencia de este jueves 14 de diciembre donde se conoció la condena adjudicada a Efraín Campos Flores y  Franqui Flores de Freitas, estuvieron presentes agentes del gobierno de Estados Unidos que trabajaron en la operación; así como los respectivos abogados, la Fiscalía y los acusados.

Según la periodista Maibort Petit, “los narcosobrinos” lloraron al escuchar la sentencia.

En la sala quedaron pocas sillas disponibles y se dispuso un espacio para la prensa que ha seguido paso a paso todo lo relacionado con el caso en el cual la misma Fiscalía estadounidense señaló como cómplice al mandatario de Venezuela, Nicolás Maduro.

El caso es el más importante en la historia del narcotráfico en Venezuela, debido a que se trató de la primera vez en que familiares del Ejecutivo de ese país fueron atrapados en flagrancia mientras planificaban el envío de cocaína a suelo estadounidense.

Además es la primera vez que familiares de un jefe de Estado en ejercicio son condenados por narcotráfico en un tribunal internacional.

Los sobrinos de la primera dama de Venezuela, Cilia Flores, fueron formalmente acusados de los cargos de conspiración para importar cocaína, y de fabricar o distribuir cocaína, a sabiendas y con la intención de que sería importada a Estados Unidos, en violación de las normas del Código del país norteamericano.

La Fiscalía estadounidense logró demostrar que los “narcosobrinos” tuvieron toda la intención de ingresar narcóticos a tierras norteamericanas.

Con pruebas como fotografías, audio y video, el gobierno estadounidense mostró la experiencia de los acusados y su capacidad para transportar narcóticos por su influencia como familiares de la familia presidencial.

Con este veredicto, Estados Unidos desmiente la versión del chavismo en Venezuela que ha asegurado que los “narcosobrinos” están secuestrados. Por el contrario, demuestra que son culpables y considerados unos criminales.

El sustento de las argumentaciones de la Fiscalía ha sido que los acusados trataron de explotar sus conexiones políticas mediante el uso del hangar presidencial en el Aeropuerto Internacional Simón Bolívar de Venezuela para enviar cargas masivas de cocaína a EE. UU.

Durante los últimos meses, la parte acusadora logró desmontar la supuesta imagen de “inocencia e inexperticia” que quiso dibujar tanto la defensa como los familiares de los acusados.

El pasado 11 de diciembre la Fiscalía del Distrito Sur de Nueva York dio a conocer un documento que revela que Nicolás Maduro habría aprobado las acciones de narcotráfico emprendidas por sus sobrinos.

La información fue suministrada por la periodista venezolana Maibort Petit, quien explicó que se trató de la primera vez que la Justicia estadounidense señaló directamente a Maduro en la causa de los “narcosobrinos” y lo dejó en evidencia como cómplice.

PANAMPOST